Copa Libertadores: en un final infartante, Central lo perdió en Chile

Central dio otro paso en falso en su visita a la Universidad Católica de Chile, con la que cayó por 2-1 en un duelo válido por la segunda fecha del Grupo H de la Copa Libertadores. Un gol de Edson Puch había puesto en ventaja a los trasandinos, pero apareció el colombiano Duvan Vergara con un golazo en el cierre para empatarlo. Sin embargo, un infantil penal del pibe Facundo Rizzi le dio un penal en el último minuto del descuento a Luciano Aued, que fusiló a Jeremías Ledesma y sentenció el resultado final. 

  • El Canalla quedó sumergido en el fondo del Grupo H, que lidera con puntaje ideal Libertad de Paraguay, su próximo rival. Los chilenos quedaron en la segunda posición con 3 unidades y Gremio de Brasil figura tercero con 1 igual que Central.
  • No ganó en el 2019 y ya acumula 13 partidos sin triunfos por competencias oficiales. Una cifra que expresa más que el conjunto de Ferrari en el verde césped. Si bien la visita a Chile era peligrosa, lo preocupante fue la nada misma que elaboró el Canalla. Le faltó un poco de todo: estuvo flojo en defensa, en la elaboración y en aprovechar arriba las pocas que llegaron.

La lesión del colombiano Óscar Cabezas en una torpe falta en el inicio del juego obligó al DT a mandar a la cancha al diezmado Alfonso Parot. Las lesiones vienen golpeando fuerte a los de Arroyito y la seguidilla de partidos no ayuda para nada. En el inicio de las imprecisiones, a los 8′, Sebastián Sáez quedó solo y de cabeza complicó a Jeremías Ledesma, que sacó la pelota al corner.

A los 27′, la Católica se puso en ventaja con un pelotazo largo que Miguel Barbieri peinó hacia atrás y Edson Puch, tras acelerar rumbo al arco canalla, definió con suavidad para el 1-0 cuando los locales eran superiores en el juego.

En el complemento, se hizo dueño de la pelota pero sufrió de contra. Otro cabezazo de Sáez tras un desborde veloz de José Fuenzalida exigió la reacción de Jeremías Ledesma. Ferrari esperó diez minutos para mandar a la cancha a Fernando Zampedri en reemplazo del debutante Matías Palavecino, que tuvo poco contacto con la bola.

Un remate fortístimo de César Fuentes a los 16′ volvió a encender las alarmas defensivas de Central, que fue en busca del empate con más empuje que ideas, aprovechando el lógico retraso de su rival ante la ventaja. Lo intentó una y otra vez Riaño, pero rebotó siempre contra la defensa local. El ingreso del colombiano Duvan Vergara a los 28′ fue la última carta que utilizó Ferrari para intentar torcer el rumbo del partido.

El local comenzó a demorar y frenar el ritmo que Central pretendía imponer, una vez más, con convicción pero sin creatividad. A los 37′, el Canalla tuvo una jugada clara con un centro de Leonardo Gil y un cabezazo alto de Barbieri, que apareció solo en el área rival pero desperdició la ocasión. 

Un bombazo lejano de Carlos Lobos salió cerquita del arco de Ledesma en un Central ya completamente volcado en ataque en busca de un punto. Probó desde afuera Agustín Allione sin suerte y la corta distancia en el marcador dejó con vida a los de Ferrari hasta el último segundo de juego en Chile.

Una asistencia en profundidad de Fabián Rinaudo cuando ya se jugaba el tiempo adicional encontró al colombiano Vergara, que definió de cachetada por encima del arquero para desatar la locura canalla, con una eufórica celebración del entrenador. Sin embargo, cuando le quedaban segundo al encuentro, Rizzi falló en una salida ante la presión de Fuenzalida y el juvenil acabó cometiéndole un penal infantil que volvió a dejar cuesta arriba al Canalla.

Aued se hizo cargo de la pena máxima y, con un zurdazo potente cuando el reloj ya marcaba el minuto 95′, sacudió la red de forma cruzada. No adivinó Ledesma y no hubo punto rescatable…