Con un Messi apagado, Barcelona cayó por goleada ante Bayern Munich y quedó complicado

Bayern Munich le dio a Barcelona una de las palizas más grandes de los últimos tiempos. Con la expectativa por saber en qué condiciones se encontraba el rosarino Lionel Messi, ni el más optimista aficionado alemán esperaba lograr una goleada como la que se vivió en el Allianz Arena por las semifinales de la Champions League europea.

En la ida, el conjunto de Jupp Heynckes, quien se irá al finalizar la temporada para posibilitar la llegada de Josep Guardiola, fue una aplanadora para terminar con un Barcelona que no encontró los caminos para romper el cerrojo defensivo que comenzó en el indestructible Bastian Schweinsteiger, el hombre del partido. Sin embargo, el abultado resultado quedó justificado por lo hecho en ataque. Por la contundencia de sus delanteros, Bayern goleó y ya olfatea la final de Wembley del próximo 25 de mayo.

Y la superioridad se vio desde el inicio, cuando apenas a los 2’ de juego el holandés Arjen Robben generó una buena acción en la que pecó de individualista y le dio mal de puntín. Luego, la posesión de la pelota fue del Barça pero el primer golpe de la tarde alemana llegó en el arco de Víctor Valdés: a los 24’ el local aprovechó una falla defensiva del joven Marc Bartra en la jugada previa y, con un corner más dos cabezazos se puso al frente, con un último frentazo de Müller.

Messi, en tanto, aparecía lejos de verse las caras con el arquero Manuel Neuer. Un buen centro de Pedro Rodríguez que no llegó a conectar luego de un desvío en el brasilero Dante fue lo más cerca que estuvo de convertir en todo el encuentro.

El segundo tiempo fue una completa pesadilla para los de Tito Vilanova. Apenas a los 4’ de iniciado el complemento fue el artillero Mario Gómez, en offside, quien empujó la pelota al fondo de la red tras una cesión de cabeza de Müller.

El extremo francés Frank Ribery tuvo el tercero luego de una excelente elaboración de Robben, quien cruzó a lo ancho el área y lo asistió, pero su remate con zurda se fue a un lado del poste más lejano de Valdés. En la noche de los cabezazos, hasta el mismísimo Robben se animó luego de un tiro libre desde un costado pero no logró direccionarlo al arco.

Imagen de previsualización de YouTube

La pesadilla de Barcelona en Munich parecía no poder ser peor. Pero ahí apareció nuevamente el holandés con una excelente jugada en la que eludió a Jordi Alba (con quien luego tuvo un cruce) y aprovechó una especie de cortina de Müller para definir con cara interna ante la salida del portero.

El inexperimentado Bartra, quien fue titular por las marcadas ausencias de Javier Mascherano y Carles Puyol, estuvo a punto de lograr el ansiado descuento luego de recibir solo en un tiro libre, pero realizó un lento giro y pateó muy por encima de la figura de Neuer, que no fue inquietado en todo el juego.

El descuento del Barça parecía cada vez más lejano y ni Andrés Iniesta, Xavi Hernández o Messi lucían en una iluminada tarde para hacerlo. Mucho menos los tardíos cambios de Vilanova que recién aparecieron luego de la cuarta conquista de la noche: el austríaco David Alaba se mezcló con Ribery y finalizó asistiendo a Müller, que sólo tuvo que tocarla a la red y desatar el delirio en el Allianz Arena.

Para colmo, cuando se iba el partido y el baile ya estaba consumado, Alba reaccionó a un lujo de Robben y vio la amarilla, por lo que se perderá el cotejo de vuelta en el Camp Nou. Final del juego en Munich y locura de los aficionados, que vieron a Messi y su ballet danzando al ritmo de Schweinsteiger, Robben y Müller.