Colocan retardadores de velocidad en la zona del Scalabrini Ortiz para evitar picadas clandestinas


A un mes de la muerte de un joven de 27 años en el marco de un siniestro vial por picadas clandestinas, la Municipalidad comenzó a instalar once retardadores de velocidad (Speed Humps) en la zona del Parque Scalabrini Ortiz. Se trata de 11 “retardadores light”, es decir un poco más bajos que los colocados en la zona del Serrucho de la costanera norte. “Es un término medio para que ningún auto que no lo advierta quede colgado y sufra un perjuicio”, explicó el secretario de Obras Públicas local, José Luis Conde.

El plan contempla ocho retardadores sobre avenida Mongsfeld, cuatro de cada mano, y otros tres sobre Central Argentino, la calle que da al shopping. La secretaria de Control, Carolina Labayru, añadió que a esas estructuras se sumarán otras adicionales que coloca Movilidad para reducir la distancia entre un ralentizador y otro (Mongsfeld tiene mil metros de largo).

“Los vecinos y vecinas de la zona y nuestras áreas de control lidian constantemente con quiénes realizan picadas clandestinas, muchas veces con consecuencias gravísimas. Estos retardadores impedirán excesos de velocidad y mejorarán la seguridad vial, además de ser de gran ayuda para nuestros agentes. Además de las obras seguiremos con la presencia de operativos y con aquellos que pongan en peligro la vida, seremos implacables en las sanciones”, resaltó en ese sentido el intendente Pablo Javkin.

Labayru aclaró que a los nuevos dispositivos de tránsito se suman las cámaras de videovigilancia que ya existen sobre el lugar y “los controles que seguirán, como ocurre en Oroño y Lamdrid, avenida Colombres y en la cabecera del puente”. “Son puntos fijos de picadas que nos demandan muchos recursos para evitar las situaciones de conducción peligrosa”, siguió la funcionaria municipal. “En el último mes se realizaron más de 60 operativos preventivos para disuadir picadas ilegales”, agregó.

Sobre la posibilidad de habilitar un espacio legal para correr carreras, Labayru interpretó que la clandestinidad de la picada es parte del atractivo para quienes las protagonizan. “La adrenalina de ver llegar a la Policía a la zona de control es parte de eso, están esperando que lleguemos al lugar para mostrarse y desafiar la autoridad”, contó.



La obra y los controles


En cuanto a la materialidad y calidad de los mismos, el secretario de Obras Públicas amplió: “Los retardadores son construidos con mezclas asfálticas en caliente sobre el ancho de la calzada. Para ello, se adoptó un diseño seguro para que los vehículos no tengan inconvenientes al transitarlos en las velocidades permitidas, pero que a su vez impidan la circulación a gran velocidad”.

Los agentes de la Secretaría de Control y Convivencia apuestan móviles fijos en las zonas de La Florida y el Serrucho (Vila y Colombres), en el Parque Scalabrini Ortiz y en las adyacencias de Oroño y Lamadrid.

En La Florida se realizaron 23 operativos en el último mes, tanto en horario diurno como nocturno. En tanto, en Oroño y Lamadrid se establecieron 9 puntos fijos. Por su parte, en el Parque Scalabrini Ortiz se apostó personal todas las noches en las últimas cuatro semanas. Incluso, los días 22, 23 y 24 de septiembre en los que hubo paro municipal, la Secretaria Carolina Labayrú junto con personal jerárquico y en coordinación con la policía tomaron las zonas más conflictivas disuadiendo en la madrugada del 22 y del 23 picadas clandestinas en Av. Colombres y en Oroño y Lamadrid respectivamente.



+info


Picada, choque y muerte en el Scalabrini Ortiz: joven que iba en moto falleció tras ser chocado por un auto

Alta velocidad, choque y muerte en zona sur: condenaron a 8 años de prisión a Gastón Dlugovitzky