Transporte: paradas en todas las esquinas los días de lluvia y prioridad para embarazadas

El Concejo Municipal aprobó en la sesión de este jueves el proyecto para modificar la normativa sobre paradas del servicio de transporte urbano de pasajeros rosarino en relación a los días de lluvia y en favor de las embarazadas. En ese sentido, las líneas de colectivo deberán parar en todas las esquinas cuando llueva considerablemente.

  • La iniciativa de los ediles Eduardo Toniolli, Marías Eugenia Schmuck, Norma López y Osvaldo Miatello, además del ex concejal Sebastián Chale, apuntó a que “entre las 22 y las 6 del día siguiente y durante tormenta o lluvia, el ascenso y descenso debe hacerse antes de la encrucijada que el pasajero requiera, aunque no coincida con parada establecida”.
  • El mismo beneficio tendrán permanentemente las personas con movilidad reducida, que además tendrán preferencia para el uso de asientos. En ese punto están incluidas las embarazadas y las personas con discapacidad.

La problemática se sufre cada vez que hay un temporal o en días de lluvias prolongados, por lo que los ediles se hicieron eco del reclamo de vecinos de la ciudad y tuvieron el aval del resto del cuerpo.

Además, la modificación de la ordenanza establece que las paradas del transporte rosarino para ascenso y descenso estarán ubicadas a una distancia mínima entre sí de dos cuadras estándar, debiendo en todos los casos encontrarse señalizadas.

“A partir de las 20 y hasta las 7 del día siguiente, las paradas se realizarán en todas las esquinas. Asimismo, durante tormenta o lluvia, el ascenso y descenso debe hacerse en la esquina que el pasajero requiera, aunque no coincida con la parada establecida”, consignaron.

“En los casos de troncales y corredores de tránsito esta distancia podrá ser incrementada hasta 300 metros cuando se estime la necesidad de dotar a la vía circulatoria de mayor fluidez de tránsito, mayor velocidad comercial del transporte público o mejorar sus tiempos de viaje”, consideró el proyecto aprobado.

Por último la iniciativa señala que “las personas no videntes o con movilidad reducida tendrán derecho al ascenso o descenso de las unidades del transporte público en lugares donde no corresponda parada de la línea pero siempre dentro del sector de los últimos 30 metros de cada cuadra”.

La Secretaría de Transporte y Movilidad proveerá a dichos usuarios de señales fosforescentes en forma de credencial para facilitar la detención de las unidades. Las personas no videntes que se trasladen acompañadas de perros guías, deberán cumplir con las condiciones que se fijan en las reglamentaciones respectivas.