Clausuraron por «ruidos molestos» el bar Cervario de barrio Pichincha

El bar Cervario de barrio Pichincha fue clausurado por «ruidos molestos». Según informaron desde la cuenta del jardín cervecero ubicado en la esquina de Brown y Riccheri, permanecerá cerrado hasta principios de enero luego de recibir la faja de clausura de autoridades municipales. «Lamentamos informarles que el cervario permanecerá cerrado hasta principios de enero. Esta vez nos tocó a nosotros», expresaron.

«Las autoridades municipales han decidido clausurarnos en la mejor parte de la temporada debido a una medición de ruidos molestos realizada en abril de este año desde el domicilio de la familia B. cito a unos 40 metros de nuestro bar desde donde es difícilmente audible cualquier ruido originado en nuestro predio», detallaron a sus seguidores.

«Convivimos con el barrio desde hace ya cuatro años en los cuales hemos generado un movimiento que ha dado vida a un sector de Pichincha a otrora oscuro, peligroso y postergado», continuaron.

En ese sentido, manifestaron que en el último año fueron «sistemáticamente amenazados y denunciados por esa única persona», incluso en días en los que el bar estaba cerrado. «Hemos agotado instancias para intentar mediar pero no hemos recibido nunca una respuesta positiva. Esta ridícula sanción en épocas difíciles del país coincide sospechosamente con una movilización mediática de vecinos que parecen haber amedrentado a nuestros gobernantes», se quejaron.

«Somos un lugar al aire libre y así hemos sido habilitados y funcionado siempre respetando el límite horario dispuesto. Las ordenanzas que rigen el funcionamiento de los bares datan del año 1973, son obsoletas y dan lugar a dispares interpretaciones de los inspectores de turno (jamás muestran intención de trabajar en conjunto para prevenir y pensar formas de funcionar en armonía)», añadieron desde Cervario. 

«Verán seguramente algún grupo de vecinos felices con la noticia y festejándola como un triunfo, un gesto que muestra el nivel de resentimiento al que vivimos y a quiénes han decidido priorizar los políticos de turno demonizando toda actividad nocturna que intente generarle luces a una ciudad apagada», expresaron.

«Cumpliremos con todas nuestras obligaciones sin que ningún empleado deje de cobrar su sueldo y prepararemos una fiesta de reapertura en la que esperamos que todos nos apoyen y nos muestren el afecto al que nos han acostumbrado. No intentaremos disfrazar la realidad alegando refacciones o descanso, es importante que se conozca la verdad sobre lo que estamos viviendo y nuestra intención de hacer las cosas de la manera correcta», concluyó el comunicado en redes.

Cervario es considerado «el hogar del ciervo, un oasis cervecero, gastronómico y social» ubicado en el centro del tradicional barrio de Pichincha. Inspirado en los biergartens y pubs de Europa del Este y refrescado por un diseño vanguardista, joven y con tendencia rústica y ecológica, este espacio ofrece de forma innovadora múltiples canillas de diferentes marcas, todas rosarinas, de cerveza artesanal.