Clasificarán a las viviendas de Rosario según su grado de eficiencia energética

El Concejo Municipal aprobó este jueves una ordenanza que permitirá incorporar un Certificado de Eficiencia Energética para las viviendas. De esta manera, y mediante una etiqueta similar a la que ya tienen los electrodomésticos, se podrá estimar el consumo de energía que demanda un inmueble para su normal funcionamiento.

  • La iniciativa del concejal Enrique Estévez, que fue aprobada por unanimidad en el cuerpo legislativo local, modifica la ordenanza Nro. 8757 sobre “Aspectos Higrotérmicos y Demanda Energética” exigibles en la construcción de edificios e incorpora el etiquetado que determinará la clasificación de las viviendas según su grado de eficiencia en el consumo de energía.

De esta forma, los ciudadanos tendrán en claro de manera simple y sencilla la relación entre la calidad de la construcción del inmueble y el consumo de energía de la propiedad; además de contar con una herramienta más que les permitirá tomar mejores decisiones a la hora de comprar o alquilar una vivienda.

“En una ciudad que está en constante crecimiento, como Rosario, es fundamental tener políticas activas respecto al medioambiente. Debemos hacer un mejor uso de los recursos con los cuales contamos, por eso avanzamos con estas medidas que apuntan a optimizar su uso. Con el Certificado de Eficiencia Energética vamos a poder tener una mayor previsibilidad en el consumo de energía”, expresó el concejal Estévez.

Contar con información siempre es un plus a la hora de tomar decisiones. Inquilinos y compradores podrán tener un panorama más claro al conocer la calidad de la vivienda a la que acceden y un estimativo de la energía que requiere su uso. Con esta iniciativa no solo que vamos ahorrar dinero, además contribuimos a cuidar el medio ambiente, generando un consumo más responsable de energía”, agregó.

“En un contexto nacional donde las tarifas de electricidad y de gas natural suben cada vez más, tener un estimativo de cuánta energía gasta una vivienda y cuál es su grado de eficiencia nos permite elegir cuidando nuestro bolsillo“, sostuvo el edil socialista.

¿Cómo se define la etiqueta?

La Etiqueta contará con dos índices esenciales: el Índice de Prestación Energética (IPE) y la Clase de Eficiencia Energética (CEE).

El IPE indicará la cantidad estimada de energía que demandaría la normal utilización del inmueble durante un año y por metro cuadrado (kwh/m2.año). Este indicador establecerá el grado de eficiencia energética de la vivienda y en función de su valor se establecerá la CEE. En tanto, la CEE estará compuesta por siete categorías, que van desde la letra A a la G, donde A es el valor de máxima eficiencia energética y G el de menor.

Los resultados de este cálculo serán expuestos en una etiqueta o certificado, similar a la que se utiliza en los electrodomésticos, junto a los datos catastrales del inmueble.

Para realizar la clasificación se tendrán en cuenta elementos pasivos del inmueble, entre los que se cuentan las características de la envolvente, los aportes solares, la ventilación y la iluminación natural que posea la vivienda; y elementos activos, tales como las instalaciones de calefacción, los sistemas de aire acondicionado, sistemas de ventilación forzada, los sistemas de iluminación artificial, entre otros aspectos.

Experiencia piloto

Mediante un convenio entre el Gobierno de la Provincia de Santa Fe y el Ministerio de Energía de la Nación, ya se lanzó en Rosario una prueba piloto en 240 viviendas, donde el proceso de certificación fue llevado a cabo por 20 certificadores.

Se trata de la primera experiencia de un sistema de certificación energética de inmuebles destinados a vivienda en Argentina y el modelo que toma el gobierno nacional para extenderlo al resto del país.

Pero además, la Provincia extendió la prueba piloto a 100 viviendas en la ciudad de Santa Fe y ya lleva formados a unos 150 profesionales, entre ingenieros y arquitectos, que están habilitados para realizar el etiquetado. Para el diagnóstico, se utiliza un software que fue desarrollado por los equipos técnicos de la Secretaría de Energía de Santa Fe.