Choque entre patrullero y auto de alta gama del titular del Sindicato de Peones de Taxis con patente impaga

El titular del Sindicato Peones de Taxis (SPT), Horacio Boix, protagonizó este domingo un fuerte choque contra un patrullero de la policía comunitaria, en la esquina semaforizada de San Martín y Gaboto. El gremialista iba al volante de un Audi A7 Sportback 3.0 TFS blanco, que fue impactado en su parte delantera. El móvil policial quedó con su trompa totalmente hundida. Del siniestro no surgieron lesionados de consideración, pero el hecho produjo un hervidero al interior del gremio de los peones de taxi. El número dos del sindicato, Horacio Gianotti adelantó que pedirá la suspensión de Boix por su inconducta, ya que “no es la primera vez que retira un coche que pertenece al gremio y que es de uso exclusivo para tal fin”. 

Según el parte policial, a las 13 un patrullero de la Comunitaria había sido comisionado por el 911 a intervenir en un robo que se estaba produciendo en 24 de Setiembre y Corrientes. Al llegar por San Martín a la intersección con Gaboto, colisionó con un Audi A7 de color blanco (dominio AA577EL), de un valor de mercado de 80 mil dólares, que conducía Boix.

Como consecuencia del impacto, el suboficial Aldao manifestó dolor en sus rodillas y el oficial Gómez, por lo que se solicitó la presencia del Sies. De todos modos, no fue necesaria la derivación de ninguno de los participantes del choque.

A los pocos minutos, comenzaron a realizarse las pericias correspondientes por parte de la Policía de Investigaciones (PDI). Los semáforos funcionaban con normalidad, con buena visibilidad y luz natural. No hay cámaras en la vía pública que hayan captado la colisión, pero se requerirán imágenes de una cámara de vigilancia privada de un local de San Martín 3120.

Luego, todas las actuaciones pasaron a la seccional 15ª, donde fue llevado Boix y quien permaneció varias horas.

El Audi A7 Sportback 3.0 propiedad del Sindicato Peones de Taxis (SPT), dominio AA577EL, en el que se desplazaba el titular del gremio, Horacio Boix, acumula casi 40 mil pesos de patente impaga ante la Administración Provincial de Impuestos (API) y arrastra varias infracciones en los registros del municipio por estacionar en paradas de colectivos en Corrientes al 1300 y 1500.

“Este accidente no sólo es lamentable, sino que no tendría que haber sucedido. Simple. Boix no debió haber sacado el Audi, no tenía ninguna necesidad y desobedeció las normas, porque el auto es del SPT y no lo tendría que haber sacado del garage. Este auto sólo se usa exclusivamente por cuestiones oficiales del gremio; viajes a Capital Federal o Santa Fe”, dijo Gianotti, quien dijo estar “hinchado las pelotas por las actitudes indefendibles de este hombre (en alusión a Boix)”.

Pero hubo más críticas que podrían derivar en una grieta interna. El secretario adjunto del SPT adelantó a La Capital que se solicitará la suspensión del titular de los peones de taxi y que pedirá una reunión de la comisión directiva y de los afiliados para evaluar un posible pedido de renuncia o destitución.

La versión de Boix

El titular del Sindicato Peones de Taxis (SPT), Horacio Boix, dialogó con el Diario La Capital y contó su versión del choque del que fue protagonista, “Quieren hacer leña del árbol caído. No cometí ningún delito, al contrario fui víctima del mal proceder de la policía”, dijo.

Boix narró en detalle cómo fue el impacto que se produjo, alrededor de las 13, en la intersección de San Martín y Gaboto. “Iba circulando por San Martín hacia el sur con la onda verde y cuando llego a la esquina, un móvil policial que venía por la mano contraria de San Martín giró a la izquierda y me lleva por delante, me destruyó el auto y me tiró a un volquete. Fue un impacto terrible, por más urgencia que tengan deben tomar precauciones”, señaló.

El titular del SPT habló anoche, a las 20.30, con este diario minutos después de haber salido de la seccional 15ª donde se celebraron las actuaciones. “No podían localizar al fiscal y no resolvían la situación. Lo más grave es que me querían hacer la alcoholemia a las 19.30, cuando después del choque me fui a almorzar a las 17.30 y me tomé uno o dos vasos de vino. ¿Por qué no me hicieron la alcoholemia enseguida después del choque? Por eso me negué a este control”, enfatizó.

Boix criticó duramente la actitud de manejo de los móviles policiales. “Deben tener un control de quienes manejan los patrulleros y lo más grave es que no tienen seguro”, fustigó.