Central volvió a jugar mal y perdió en casa frente al Racing de Coudet

Central sufrió un nuevo revés en la Superliga. En el Gigante de Arroyito, cayó por 2-0 frente al Racing de Eduardo Coudet por la fecha 24 del campeonato. En el mediodía de domingo, el equipo de Leo Fernández fue ampliamente superado ante un rival que guardó algunos jugadores pero que mostró una enorme diferencia de velocidad que se tradujo en el resultado. Brian Mansilla y Lautaro Martínez convirtieron los goles del triunfo visitante.

En la previa, el Chacho Coudet fue ovacionado y reconocido con una placa. Hubo cola para saludarlo, desde jugadores hasta dirigentes. Un cálido abrazo con Leo Fernández y en primera plana junto al entrenador se mostraron el presidente Raúl Broglia y los vices Luciano Cefaratti y Ricardo Carloni.

Ya con la pelota rodando, la defensa auriazul sufrió continuamente ante la presión y cada avance del veloz Racing. El calor del mediodía rosarino afectó en la movilidad de todos los jugadores pero la visita, con Ricardo Centurión, Matías Zaracho y Mansilla impuso una agilidad que fue demasiado para el fondo local.

Apenas un remate del uruguayo Washington Camacho que controló el arquero Javier García y un tiro libre que se escapó ancho de Leonardo Gil para el Canalla, mientras que Racing llegó con un bombazo alto del lateral Renzo Saravia y una definición cruzada y desviada de Enrique Triverio aprovechando un error de la defensa, que falló una y otra vez.

En el complemento el dominio de Racing fue abrumador y, aunque sin profundizar demasiado hasta el ingreso de Lautaro Martínez, siempre lució más cerca del gol. Un contraataque letal tras un tiro libre derivó en un golazo de Mansilla para el 1-0. A los 30, para liquidar el pleito, Lautaro le robó una pelota al dormido Maxi González, hizo todo bien y convirtió el 2-0.

A pesar de los cambios ofensivos, el Canalla fue incapaz de apoderarse del balón y no hizo más que intentar recuperarlo durante gran parte del partido. No pesaron los “tanques” Marco Ruben y Fernando Zampedri, a los que casi no les llegó la pelota, pero el aspecto defensivo fue realmente preocupante, haciendo extrañar al colombiano Óscar Cabezas.

En el final, el ingresado Federico Carrizo tuvo el descuento con un remate que le sacaron al corner y Ruben tuvo dos cabezazos que se fueron encima del travesaño. Pero no fue suficiente.

Los silbidos se multiplicaron en el final del encuentro en el Gigante de Arroyito pero el cierre fue con banca. Antes hubo reprobación hacia el juego del equipo de Leo Fernández, que sufrió otra derrota en la Superliga y se aleja de su anhelo de clasificar a competencias internacionales. Racing, justamente, es uno de sus adversarios en la disputa por ingresar a la próxima edición de la Copa Sudamericana.