Central perdió ante Instituto y no logró festejar el título en Córdoba

Como una ironía del destino, un año después de aquel 3-0 de Instituto sobre Rosario Central que complicaba las chances de ascenso canalla e impulsaba las de Instituto. Hoy los roles y las situaciones eran otras, la Gloria estuvo todo el torneo penando en el fondo de la tabla de posiciones, y los de Russo llegaban al Kempes ostentando el objetivo cumplido

El inicio del encuentro bien se parecía a otros tantos que había tenido el Central de racha que no paraba de ganar, dominando pero esta vez, sin poder marcar. De hecho, tuvo tres situaciones clarísimas, primero una dentro del área dónde después de un centro, dominó Lagos, eludió a Chiarini y tocó al medio para Bareiro que sacó un tiro potente que dio Damiani, casi, pero no.

Luego llegaría otra con el paraguayo como protagonista, después de un pase entre líneas quedó frente al arco y exigido sacó un débil disparo que contuvo el arquero.

Aún así, la mejor de la primera parte, fue una contra que armaron Hernán Encina y Jesús Méndez, llegando a la mitad de la cancha el Sapito giró y tocó para el ex Boca que emprendió la carrera y a pocos pasos del área, cuando la jugada parecía que seguía hacia la izquierda, con un pase quirúrgico tocó para quién había empezado todo. Cara a cara con el arquero buscó esquivar el físico, pero, otra vez, se hizo fuerte negó la chance.

Central era mucho más, de hecho era todo, los aciertos y los errores, Instituto, una sombra de un equipo, una pesadilla de aquellos 11 que llegaron a la Promoción con San Lorenzo. Así llegaba el descanso y era el momento del descanso.

El complemento era un réplica del primer capítulo, arrancaba con Bareiro sin poder aprovechar las chances y una vez más llegaba el cambio preferido por Russo, salía Diego Lagos e ingresaba Federico Carrizo. A pesar de eso, de pronto a Instituto le salieron todas las que había desperdiciado y apareció un centro corto dentro del área para Bernardi que hundió la pelota en la red. Gol de la Gloria, 1-0 en casa.

Imagen de previsualización de YouTube

A partir de ahí Central fue por más, pero a pesar de buscar variantes ante un rival replegado, cada jugada terminaba en las manos de Chiarini o afuera, así sucedió en más de cinco situaciones clarísimas que no pudieron ser más que eso. El gol no aparecía y hay que postergar por una fecha más la vuelta.

El objetivo está cumplido, pero la frutilla del postre es algo que nadie se quiere perder.

Fuente: Ahora Deportes.