Central fue más punzante que Newell’s y se quedó con el clásico rosarino

Central rompió con todos los pronósticos y demostró que el clásico es un partido aparte. Con un gran trabajo colectivo en todas sus líneas, sumado a la contundencia en ofensiva, el canalla derrotó a Newell’s 2-1 y se quedó con una nueva edición del clásico de la ciudad.

El Canalla tuvo eficacia rápidamente porque en la primera jugada clara del partido encontró la diferencia tras una falta que cometió Pablo Pérez al borde del área. Así, a  los 11 minutos, el zaguero Alejandro Donatti abrió la cuenta con un cabezazo, tras un centro de Rafael Delgado.

Sin embargo, cuatro minutos más tarde llegó la respuesta de Newell’s. Víctor Figueroa colocó un pase largo a las espaldas de los defensores locales y habilitó a Maxi Rodríguez, quien remató y tras un toque de Caranta la pelota pegó en el palo. En el rebote, la Fiera volvió a aparecer para empujarla e igualar.

A partir de ese momento, la Lepra tuvo el control del juego y pudo aumentar el resultado primero con un remate de Pablo Pérez que pasó cerca del palo derecho y dos minutos después una gran jugada colectiva entre Maxi, Figueroa y Mitlon Casco, quien tiró un centro atrás que no pudo conectar la Fiera y Fabián Muñoz falló.

A esa altura, el juego partido era vertiginoso y emotivo. Por eso, a los 28 llegó el otro grito canalla. Una mala salida de Guzmán fue capturada por Antonio Medina, quien colocó un pase en profundidad para Carlos Luna, quien se cayó y de cabeza, de forma fortuita, habilitó a Hernán Encina para marcar la diferencia, que resultaría definitiva.

Luego de ponerse en ventaja, el Canalla se adueñó del partido y se jugó el partido que propuso. Delgado y Ferrari anularon las subidas de los laterales y le cortaron los circuitos de juego al Newell’s de Alfredo Berti.

A pesar de eso, la última jugada clara de la primera parte fue para la visita: Figueroa realizó una gran apilada dejando tres rivales en el camino y remató desde el borde del área con zurda, para estrellar la pelota en el palo derecho de Caranta.

En el segundo tiempo, la visita no reaccionó, nunca encontró el juego que pregona en el presente campeonato y careció de ideas para generar llegadas al arco rival. Mientras que Central fue prolijo en defensa, trató de contener las salidas defensivas del rival, aunque no gravitó en ofensiva.

Sobre el final del partido, Berti apostó por David Trezeguet, Damián Manso y Martín Tonso y Newell’s inquietó con algunos centros que Caranta desbarató.

Mientras que Central contó con un mano a mano del uruguayo Sebastián Washington Abreu, que intentó pasar al arquero pero Guzmán se quedó con el balón.

Así, Central se quedó con una nueva edición del clásico. No le sobró nada en el juego, pero supo anular al rival y pegó en los momentos justos para desatar el delirio de un Gigante de Arroyito colmado de canallas.

Imagen de previsualización de YouTube Imagen de previsualización de YouTube Imagen de previsualización de YouTube