Central dio el batacazo en Mendoza y eliminó a Boca de la Copa Argentina

Central dio el batacazo en Mendoza y eliminó a Boca de la Copa Argentina. Por los octavos de final del certamen, el Canalla se impuso por 1-0 con un gol de Mauricio Martínez y avanzó de ronda, rompiendo con los pronósticos que daban al Xeneize como favorito. El equipo de Paolo Montero ganó un partido clave para sus aspiraciones en la temporada, y más teniendo en cuenta que venía de sufrir una apabullante goleada ante Banfield por la Superliga.

Con un planteo efectivo que le impidió jugar cómodamente al último campeón del fútbol argentino, Central repitió el logro de la edición pasada y lo sacó de la Copa Argentina. La apuesta de Montero con Germán Herrera en el lugar de Fernando Zampedri dio sus frutos y el chaqueño fue la figura del encuentro.

El que rompió la paridad fue Mauricio Martínez, con una volea inatajable luego de un centro de Leonardo Gil de pelota parada. Antes, el árbitro Fernando Rapallini hizo enfurecer a todos los canallas con un penal no cobrado por una alevosa mano de Pablo Pérez.

Agresivo y con un planteo similar al empleado en el empate por el campeonato ante River y el triunfo sobre Newell’s en el último clásico rosarino, según las propias palabras del DT Montero, Central hizo su negocio y dio la sorpresa en suelo mendocino.

Ni Darío Benedetto, Fernando Gago, Cristian Pavón o Edwin Cardona pudieron esta noche frente a la defensa guerrera y al arquero Diego Rodríguez. Las figuras de Boca quedaron en el camino ante la estructura que impuso el entrenador uruguayo, que salió de la cuerda floja y se metió otra vez en los corazones canallas. 

En el final, el Colo Gil vio la roja por una peligrosa falta al borde del área que el Ruso despejó con los puños. Pero a nadie le importó. Ni siquiera el proyectil contra uno de los jueces de línea: la alegría fue toda canalla en Mendoza.