Central derrotó a Temperley en Córdoba y es otra vez finalista de la Copa Argentina

Diario Olé

Central derrotó a Temperley en el Mario Alberto Kempes de Córdoba y avanzó a una nueva final de la Copa Argentina. Se impuso en los penales tras el 1-1 con goles de Fernando Zampedri y Federico Manzur y ya espera en el duelo decisivo al ganador de la otra semifinal entre River y Gimnasia de La Plata. El Canalla no exhibió un gran juego, pero no aprovechó sus ocasiones para ampliar la diferencia sobre el conjunto revelación del certamen, que actualmente milita en la zona baja de la B Nacional, y tuvo que recurrir a los penales para avanzar de fase.

El elenco de Edgardo Bauza dio otra muestra pobre de nivel futbolístico pero la mística canalla en Copa Argentina le permitió romper con un duelo cerrado. Con sufrimiento por el empate en el cierre, logró el pase en los penales por 4-3, con Jeremías Ledesma como figura tapando un penal.

El Canalla impuso el ritmo de juego desde el inicio y a través de pelotas paradas de Leonardo Gil en dirección a la cabeza de Zampedri. Un derechazo de Maxi Lovera se fue rozando el travesaño y el nivel auriazul comenzó a bajar.

El arquero Ledesma tuvo un rol importante en el tramo final de la primera mitad: sacó dos tiros libres de Mauro Cerutti, acaso lo único que supo generar Temperley.

Ya en el complemento, el equipo de Bauza encontró el gol de entrada y supo defender la ventaja. Un buen desborde y centro de Diego Becker encontró solo al Toro Zampedri, que cabeceó al fondo de la red para el 1-0 en Córdoba.

En la siguiente, el atacante oriundo de Chajarí tuvo el segundo pero se lo perdió increíblemente con el pie abierto y desde el corazón del área rival. Una media chilena del propio Zampedri, por el que pasaron todas las situaciones ofensivas canallas, se fue muy alto. El conjunto del Patón comenzó a ralentizar los procesos de juego y hasta el propio ritmo del partido.

Hasta que, a los 46′ de la etapa final, un mal cierre de Marcelo Ortiz mientras rengueaba el chileno Alfonso Parot le dejó la pelota servida a Federico Manzur, que sacudió un derechazo que puso el 1-1 y llevó el encuentro a los penales. Un torpe descuido en el fondo ante un adversario que parecía fundido y que no había llevado hasta ese momento peligro al arco de Ledesma.

Se trata de la cuarta final de Copa Argentina para Central, que buscará consagrarse luego de haber perdido las ediciones de 2014 (penales con Huracán), 2015 (robo ante Boca 2-1) y 2016 (contra River 4-3).

El cabezazo de gol de Zampedri

El empate de Manzur en el cierre

El penal decisivo del Colo Gil