Central comunicó que el clásico rosarino se jugará sin público visitante