Central: al final vuelve Marco Ruben y aceleran por Fatura Broun y Pablo Álvarez


“Son momentos, son decisiones”. La famosa y célebre frase que popularizo Miguel Ángel Russo le cabe como anillo al dedo a la situación que atraviesa el mundo canalla. Es que en las últimas horas trascendió que Marco Ruben finalmente volverá al club de Arroyito, a pesar que hace apenas unos días había salido su representante Andrés Miranda a descartar la posibilidad. El goleador de 34 años se reincorporaría al plantel conducido por el Kily González luego de haber tenido contacto telefónico tanto con el entrenador como con Emiliano Vecchio, capitán actual y a quien se apuntaba como principal escollo para el regreso de Marco.

“Marco vuelve, es una buena noticia, estamos todos felices”, dijo Miranda. Luego de la bochornosa eliminación de la Copa Argentina en manos de Boca Unidos de Corrientes, la fuerte autocrítica del Kily y de hechos de vandalismo contra un local que pertenece al vicepresidente Ricardo Carloni, cuya hija fue víctima de amenazas en las redes, salen las buenas nuevas para Central, que no se confirmarán hasta que se rubrique el acuerdo.

Los periodistas partidarios hasta se animaron a revelar que tanto el defensor Pablo Álvarez como el arquero Jorge Broun se sumarán también al plantel de cara al rearmado pensando en el semestre 2021 que tendrá Copa Sudamericana para los canallas.

Mientras los hinchas se organizaban para un encuentro en las puertas del club para reclamar por los malos resultados y la mala gestión general de la dirigencia, con incorporaciones que no estuvieron a la altura, en pocas horas se movieron las piezas para encaminar la vuelta de tres jugadores de experiencia en un plantel con mayoría de juveniles.

Vale recordar que Ruben se había tomado una pausa en su carrera durante la pandemia. Hace unos días, su representante, con su estilo ácido y sin medias tintas, dijo a la prensa que por ahora no se había modificado la decisión del delantero de retornar a la actividad. Pero este jueves, luego de la dolorosa eliminación, todo se activó mágicamente.



Por otro lado, lo de Fatura Broun venía trabado porque no llegaban a un acuerdo económico con Gimnasia de La Plata. El arquero, también de 34 años, había tomado la decisión de salir del Lobo y escuchaba ofertas. A pesar de su predisposición por retornar al diezmado arco canalla, la dirigencia pretendía bajar los números frente a la fragilidad de la economía auriazul.

El caso de Pablo Álvarez es distinto. A los 36 años, quedó libre de Arsenal de Sarandí y durante todo el 2020 estuvo coqueteando con la posibilidad de regresar a Arroyito, donde tuvo un buen paso de la mano de Eduardo Coudet. No parecía convencer del todo por su falta de actividad en las últimas temporadas, pero viendo el rendimiento de la defensa durante la Copa Diego Armando Maradona, le reabrieron las puertas.

De esta manera, el Canalla parece encaminado a reforzar el plantel con jugadores de experiencia y lo combinará con juveniles, tal como indicó el Kily en su ideal de proyecto. Tras el golpazo que se dio ante Boca Unidos y la derrota en la final de la Fase Complementación contra Vélez, se aceleraron las gestiones. Claro, los hinchas cargaron directamente contra la Comisión Directiva por el calibre de los refuerzos del último semestre y la ausencia de referentes.

Vecchio se cargó con la responsabilidad de conducir futbolísticamente al equipo, con buenos rendimientos que sin embargo no alcanzaron. Apenas llegó el enganche, se dio la salida de Ruben. Y declaraciones cruzadas en el pasado hacían pensar que la relación entre ellos no era la mejor, pero conversaciones telefónicas aparentemente en la previa de la caída en la Copa Argentina habrían torcido el rumbo “por el bien de Central”.

Es una completa incógnita cómo será la adaptación de Ruben, que lleva 9 meses afuera de las canchas por decisión propia. Cuando jugó su último partido el año pasado, el rendimiento del delantero estaba lejos de aquel Marco que convertía prácticamente en todos los partidos. Pero la ausencia de un ‘9’ de jerarquía se sintió durante todo este tiempo.