Caso Ratari: el balazo mortal se disparó desde un edificio

La fiscal Marisol Fabbro se refirió a la muerte de Matías Ratari, un presunto delincuente que recibió un balazo cuando intentaba asaltar a un grupo de jóvenes en Cochabamba al 300, entre Alem y Ayacucho. En primera instancia, las víctimas del asalto dijeron que el joven baleado había discutido con su cómplice, por lo que en un primer momento se creyó que el otro sujeto implicado en el robo lo había matado.

“Personal de la comisaría 4ª me informa que había un herido de arma de fuego en Cochabamba entre Alem y Ayacucho y fue trasladado al Heca, donde cerca de las 7 pierde la vida”, arrancó Fabbro.

“Por el hecho se toma declaración a cuatro personas que manifestaron que se encontraban en la puerta de un edificio y estaban esperando un taxi cuando son abordados por dos chicos en una moto tipo Tornado y les exigen sus pertenencias bajo amenaza de arma de fuego. Uno dice que le sustrae un celular y otro un reloj pulsera”, continúo la fiscal. Y agregó: “Según el testimonio de las supuestas víctimas del robo, los ladrones de la moto comienzan a discutir y se escuchan disparos. Ellos aprovechan ese momento para tocar el timbre del departamento del cual acababan de bajar, donde se encontraban en una fiesta, y baja la persona del departamento a abrir”.

Luego de tareas de investigación se llegó a otra versión que coincide con los dichos del padre, Luis Ratari: el disparo pudo haber provenido de alguno de los edificios de la cuadra. “Decido consultar a la forense y le pido que me informe sobre la trayectoria del disparo”, recordó en rueda de prensa.

“Los resultados de la autopsia revelan que el disparo fue realizado de arriba hacia abajo, de izquierda a derecha. En la clavícula. El tipo de proyectil es de una 9 milímetros teflonada punta azul”, expresó.

Además, confirmó que se realizó un allanamiento al domicilio en donde estuvieron las presuntas víctimas del robo. “Se procede al secuestro de un arma 9 milímetros, cromada con numeración limada y un proyectil en recámara y un cargados con 5 proyectiles más teflonado punta azul, similar al encontrado en la víctima”. “En el edificio manifiestan que la ocupante de esa propiedad alquila hace un mes. No obstante, la noche del hecho se encontraba con su pareja”, concluyó.