Caso Bocacha: la querella afirma que el cuerpo tiene golpes compatibles con una toma fatal; Fiscalía sigue esperando


El cadáver de Carlos “Bocacha” Orellano, que apareció en el río Paraná el 26 de febrero pasado después de estar dos días desaparecido, tiene marcas que comenzaron a arrojar luz sobre las posibles causas de la muerte. El abogado querellante Salvador Vera confirmó que los resultados de un análisis complementario de la autopsia, realizado por el Cuerpo Médico Forense de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, confirman que el joven de 23 años fue golpeado y ahorcado antes de morir.

“El análisis dice que las infiltraciones hemáticas confirman que fue agredido en momentos anteriores a la muerte, lesionado en la zona posterior de las piernas, en ambos lados del hemitórax y en el cuello. Se pudo haber tratado de asfixia por ahorcamiento antebraquial”, explicó.

La noche del domingo 23 de febrero de 2020, en la previa del feriado de Carnaval, Carlos fue con sus amigos al boliche Ming River House, en la zona de La Fluvial. Según surgió de la investigación Carlos fue expulsado del local porque había tenido un altercado con una patovica cuando ingresó a un sector VIP. Dos días después su cadáver apareció en las aguas del Paraná, a metros del boliche en cuestión.

En diciembre pasado fueron imputados cuatro policías por distintos delitos. A Karina G. y Gabriel N., que hicieron adicionales la noche del hecho, el fiscal Patricio Saldutti, de la Unidad de Homicidios Dolosos, los imputó como coautores de incumplimiento de deberes de funcionario público y falsedad ideológica de instrumento público agravado. A su vez el fiscal Gonzalo Fernández Bussy, de la Unidad de Violencia Institucional, imputó a Pablo B. y Brenda L., ex jefe de la Comisaría 2ª y sumariante respectivamente, por incumplimiento de deberes de funcionario público al considerar que en los días de búsqueda de Carlos omitieron el pedido de la fiscal de turno de secuestrar las cámaras de seguridad del boliche y de la zona. Solo Gabriel N. quedó con prisión preventiva.



Preliminar


El pasado jueves fueron enviados desde Buenos Aires preinformes de algunos exámenes hechos al cuerpo de Carlos “Bocacha” Orellano, quien fue hallado muerto en el río Paraná a finales de febrero del año pasado, días después de haber ido a bailar a un boliche del predio La Fluvial. Si bien restan los análisis de diatomea, genética y ADN, desde la querella adelantaron que el cadáver tenía “golpes en las piernas, zona lumbar, en la cara, en el cuello y en el hemitórax”. Desde Fiscalía remarcaron que por el momento “no se puede determinar la causa de fallecimiento”.

Los preinformes que llegaron a manos de Fiscalía y la querella corresponden a los exámenes físico-químico y citológico, radiología e histopatología. Todo el material fue trasladado al Instituto Médico Legal para analizar junto con el resultado de la autopsia. La interpretación médica de esa información será remitida al fiscal Patricio Saldutti.

El abogado querellante Salvador Vera dijo que según esos estudios hechos, “Bocacha” tenía golpes “en la zona posterior de ambas piernas, en la zona lumbar, en la cara, en ambos laterales del hemitórax y en la parte frontal, y en el cuello. Entendemos que como dijo la perito de parte Virginia Creimer, esto obedece a una toma llamada “mata-león”. Otros golpes corresponden a agresiones”.

Vera señaló que la próxima semana debería estar listo el informe de diatomea –un alga que suele estar presente en un cuerpo que murió ahogado– y el de genética –rastros de sangre extraídos dentro del boliche– “ya tiene cumplido los plazos” para que sean mandados a las partes.

El abogado querellante añadió que los datos de los preinformes podrían ser usados para ampliar imputaciones, sumar personas acusadas o para agregar en la audiencia de revisión de medida cautelar del único policía que está preso en la investigación.

Hasta el momento hay cuatro policías imputados, dos por omitir información clave y falsear un acta, y los otros dos por incumplimientos de deberes de funcionario público y falsedad ideológica. Uno está preso (se le dictó 60 días de prisión preventiva efectiva) y los otros tres cursan en proceso en libertad.

Por su parte, desde Fiscalía indicaron que hasta que el Instituto Médico Legal no elabore el análisis de los preinformes “no se puede realizar una interpretación de los resultados”. El Ministerio Público de la Acusación agregó que una vez que estén los resultados de los informes de genética y ADN se hará el informe final de la autopsia. Enfatizaron que por el momento “no puede determinarse la causa de fallecimiento”.


+info


Caso Bocacha: reconstrucción de la última noche en el turbio Ming, con manchas lavadas y una secuencia todavía oculta

Imputaron por incumplimiento de deberes y falsedad ideológica a cuatro policías por la muerte de “Bocacha” Orellano: uno quedó detenido