Caso Bocacha: imputaron por homicidio y quedaron presos dos policías y dos patovicas por la secuencia previa a la muerte


Dos policías y dos patovicas del boliche Ming River House fueron imputados este lunes por la muerte de Carlos “Bocacha” Orellano, quien fue hallado sin vida en el río Paraná el 26 de febrero de 2020. El juez Gustavo Pérez De Urrechu ordenó la prisión preventiva por el plazo de ley para los cuatro acusados; para los tres que había pedido la detención el sábado pasado y para el otro involucrado, quien ya se encontraba tras las rejas por la misma investigación, aunque por otro delito.

Según el fiscal Patricio Saldutti, los cuatro acusados sacaron del boliche a Bocacha, lo golpearon y arrinconaron contra una baranda ubicada en cercanías del muelle 3. En ese marco, Orellano saltó y cayó al río Paraná donde el 26 de febrero fue hallado muerto.

Los cuatro imputados son los policías Gabriel Nicolossi y Karina Gómez, quienes hacían adicionales aquella madrugada del lunes 24 de febrero en Ming, y los patovicas Fabián Maidana y Emiliano López.

Nicolossi y Gómez ya habían sido imputados por el fiscal Saldutti, pero no por homicidio. La acusación, que tuvo lugar en una audiencia del 11 de diciembre del año pasado, fue por incumplimiento en los deberes de funcionario público y falsedad ideológica. Nicolossi fue el único que había quedado con prisión preventiva efectiva cuyo plazo vencía este lunes.

A casi un año del fallecimiento de “Bocacha”, el fiscal avanza sobre la hipótesis de un crimen. Se trata del momento previo de la caída de Orellano al río; se deberá establecer en qué circunstancias tomó contacto con el agua. “No sabemos si cayó o lo tiraron al río y en qué condiciones. Sí sabemos que fue a bailar y encontró la muerte en el contexto de una agresión”, enfatizó el abogado querellante Salvador Vera.

“Finalmente, después de un año, hay imputaciones por la muerte de Carlos. Antes era por incumplimiento de deberes y falsedad ideológica que fue lo que pasó después del hecho, cómo falsearon las actas y lanzaron una versión que ocurrió un accidente producto de la borrachera de Orellano. Hoy está claro que no hubo un accidente, hubo una acción activa de parte de estos dos policías y dos personas de seguridad privada”, expresó.

De acuerdo al abogado querellante, el resultado del estudio histopatológico indicó que Orellano tenía golpes en seis zonas del cuerpo, algunas de ellas en el cuello, compatible con una toma llamada “mataleón”.

“Habiendo evidencias el fiscal no avanzaba en estas imputaciones. Ojalá traiga algo de alivio porque después de este hecho se ha producido un sacudón en su vida y no han podido hacer nada, no han podido volver a ninguna normalidad. No entienden cómo su hijo salió a bailar y terminó muerto”, añadió.

Ahora esperan el resultado “oficial” de las pericias integrales sobre los celulares de los imputados y el informe final de la autopsia. La causa de muerte es “indeterminada” según la preautopsia. “Estamos en condiciones de que se dé la junta médica para determinar la causa de muerte. Un informe tira por tierra el accidente por la borrachera, da un índice de alcohol en sangre apenas por encima del límite detectable. El informe es contundente en seis zonas del cuerpo en que fue agredido. Hay correspondencia entre alguno de esos golpes con unas tomas de sujeción que practican los agentes de seguridad que son inmovilizadoras. La base de la imputación de hoy tiene que ver con el relato de testigos presenciales, no es pretender acusar sin elementos de prueba”.


+info


Caso Bocacha: imputan por homicidio a involucrados en la muerte de Carlos Orellano

Caso Bocacha: en allanamientos detuvieron a una policía y a dos patovicas del boliche Ming