Caso Bocacha: imputan por homicidio a involucrados en la muerte de Carlos Orellano


La investigación por la muerte de Carlos “Bocacha” Orellano tendrá este lunes una audiencia clave, cuando el fiscal Patricio Saldutti acuse a dos trabajadores de seguridad privada del boliche Ming River House y reimpute a los dos policías que hicieron adicionales esa noche. Se presume que el fiscal ventilará evidencia que los incriminará por primera vez con la comisión de un asesinato.

“Se va a imputar homicidio y se va a exponer con que elementos se llega a esa conclusión”, dijo un vocero de la pesquisa. Un año después de abierto el expediente para investigar la muerte del pibe que fue a bailar una noche de febrero, un año atrás, la noche del 23 de febrero, y apareció flotando frente al boliche Ming River House, en La Fluvial. Un nuevo capítulo de una historia oscura que amenaza con explicar que pasó en los cinco minutos, o quizás menos, previos a que el cuerpo del joven cayera al Paraná.

Este sábado, el fiscal Patricio Saldutti ordenó la detención de tres personas —la mujer policía Karina Laura Gómez y los empleados de seguridad del boliche Emiliano López, de 30 años, y Fabián Maidana, de 53— quienes serán acusados en principio este lunes junto al policía Gabriel Nicolossi, quien ya se encuentra detenido desde diciembre pasado y será reimputado.

Los policías Gómez y Nicolossi, quienes además son pareja, realizaban adicionales en el boliche la noche en que “Bocacha” cayó a las aguas del río Paraná. Según explicaron fuentes ligadas a la pesquisa en manos del fiscal Saldutti, los cuatro mencionados serán acusados en el marco de una nueva teoría del caso, que el fiscal ya venía investigando. Lo que trascendió es que se imputará homicidio. “La acusación tiene cosas de ambas teorías (de la querella y la defensa)”, indicó un vocero judicial.

“La acusación tiene cosas de ambas, se va imputar el homicidio y se va a exponer con que elementos se llega a esa conclusión. Algunos de esos elementos están en reserva en la investigación. Se va imputar el homicidio y se va a exponer con que elementos se llega a esa conclusión”, señalaron.


Cuatro policías imputados


Hasta el momento el expediente abierto por la muerte de Orellano tenía cuatro policías imputados, uno de ellos detenido. Gómez y Nicolossi fueron acusados el 11 de diciembre pasado por los fiscales Saldutti y Gonzalo Fernández Bussy, de la unidad de Violencia Institucional, por los delitos de incumplimiento de los deberes de funcionario público y falsedad ideológica agravada por haber omitido informar una interacción entre ellos y personal de seguridad del boliche con Orellano.

En tanto los policías Pablo Bagli y Brenda Leis, que se desempeñaban como comisario y sumariante de la seccional 2ª, fueron acusados por Fernández Bussy por incumplimiento de deberes de funcionario público al haber omitido cumplir en forma inmediata la orden de la fiscal Valeria Piazza Iglesias, quien ordenó recabar y secuestrar las cámaras de seguridad de la zona. Además, por consignar una fecha errónea en ese pedido.



La audiencia será el próximo lunes. A las 10.30 ya estaba prevista una de ellas, porque se debe resolver si sigue preso el policía Gabriel Julio Nicolossi, de 38 años. Es hasta acá el único con prisión preventiva efectiva en la causa, pero está acusado por incumplimiento de los deberes de funcionario público. A la discusión sobre si continuará tras las rejas se sumarán indicios que recolectó el fiscal para reimputarlo por el crimen.

La nueva evidencia se dará a conocer por Saldutti después de la llegada de resultados de estudios complementarios hechos en la autopsia por peritos de la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Uno de ellos fue el histopatológico, donde según la querella el cuerpo tenía varios golpes; el otro es el biológico, donde una investigadora del Conicet sugirió que cayó con vida al agua. Aún restaba la llegada del análisis de genética y ADN sobre la sangre que fue encontrada en el interior del boliche, donde se busca determinar si pertenece a Orellano.

Más allá de la interpretación que hagan las partes de cada estudio complementario, lo que la Justicia aún no esclareció ni explicó es cómo llegó Orellano al río Paraná en la madrugada del 24 de febrero del año pasado, donde fue encontrado muerto dos días después. Si cayó o lo tiraron, y en qué estado tomó contacto con el agua –es decir, si estaba inconsciente–, ya que la querella y la familia de “Bocacha” sostienen que lo golpearon y le aplicaron una toma de artes marciales conocida como mataleón.

En los procedimientos policiales de este sábado fueron aprehendidos Fabián Maidana, de 53 años, y Emiliano López, de 31, trabajadores de seguridad privada del boliche. También serán acusados por el fiscal de Homicidios Dolosos Patricio Saldutti, quien mantiene en reserva la acusación.

Otros dos policías de la comisaría 2ª ya fueron imputados por el fiscal Gonzalo Fernández Bussy por incumplimiento de los deberes de funcionario público. Una es Brenda Leis, una sumariante que no cumplió con las medidas que en un primer momento ordenó la fiscal de Homicidios Culposos Valeria Piazza Iglesias, como el secuestro de las imágenes de las cámaras de la zona, y el otro era Pablo Bagli, el jefe de la seccional en ese momento.



+info


Caso Bocacha: en allanamientos detuvieron a una policía y a dos patovicas del boliche Ming