Casilda: 25 años de prisión para el hombre que violó a sus hijos durante 20 años

El hombre de 59 años oriundo de Casilda acusado de abusar sexualmente a sus cuatro hijos, incuso embarazando a una de sus hijas, fue condenado este martes a 25 años de prisión por los jueces Carlos Pareto, Ignacio Vacca y Juan José Tutau. En los Tribunales Provinciales de Casilda los magistrados ordenaron la prisión efectiva a Oscar Pardini por el delito de “abuso sexual con acceso carnal agravado por el vínculo y por el aprovechamiento de convivencia con la menor de edad con abuso sexual gravemente ultrajante agravado por el vínculo y por el aprovechamiento de convivencia con los menores de edad”.

Los fiscales Emiliano Ehret y Marianela Luna de la sede fiscal de Casilda, acusaron formalmente al sujeto por hechos de “abuso sexual en reiteradas oportunidades que por su duración y sometimiento implicaron peligro de depravación en las víctimas éstos idóneos para facilitar su corrupción”.

Fuentes del caso indicaron que durante el proceso oral y público el acusado se declaró inocente y tras el fallo en su contra se retiró esposado y recibiendo insultos, aunque sin decir una palabra.

El hombre era renocido en Casilda por su colaboración constante en las actividades de la Iglesia, que hasta personificaba a Jesucristo en algunos Vía Crucis y en el pesebre viviente de Navidad junto a su familia.

Pardini fue sentenciado por la comisión del delito de abuso sexual con acceso carnal agravado por el vínculo y por el aprovechamiento de convivencia con la menor de edad en concurso real con abuso sexual gravemente ultrajante agravado por el vínculo, y por el aprovechamiento de convivencia con los menores de edad.

El sujeto, que fue absuelto del delito de abuso sexual simple, fue denunciado en julio de 2017 por tres hermanos -dos mujeres y un varón- que se animaron a romper el silencio y dieron a conocer los padecimientos a los que fueron sometidos por su padre.

La prueba más contundente en su contra, a la que se sumaron varios testigos, fue el resultado de un estudio genético de ADN por el que se determinó que es el padre de la nena que una de sus hijas abusadas dio a luz hace casi 19 años y a quien reconocía como nieta.