“Casi me sucede lo mismo que a Fernando”: el mensaje del joven atacado por rosarinos en un boliche de Mar del Plata


Matías Montín, el joven golpeado en el boliche Ananá de Playa Grande, Mar del Plata, grabó un video para agradecer a los médicos del Hospital Privado de Comunidad por el tratamiento que le suministraron y a sus allegados por el apoyo. Al mismo tiempo, cuestionó la excarcelación de los rosarinos acusados por la agresión y comparó su situación con la de Fernando Báez Sosa.

“Este mensaje más que nada es para decirles que yo estaba de vacaciones tranquilas con mis amigos y que lo que sucedió fue tremendo, justo un año después de lo que le pasó a Fernando, el chico de Gesell. Casi me sucede lo mismo a mí. Por suerte, gracias a Dios estoy con vida, no del todo bien, recuperándome… Casi con un ojo menos, pero bueno, acá recuperándome”, dijo.

“Me parece medio injusto que yo esté acá luchando y que los chicos que ocasionaron esto estén en su pileta gozando de la vida”, agregó Matías en el video.

La imágenes se publicaron el domingo a la tarde, luego de que los dos jóvenes rosarinos que se encontraban detenidos por la golpiza fueran excarcelados tras fijar domicilio.

La resolución del Juzgado de Garantías N°1, a cargo de Daniel De Marco, benefició a Gabriel Galvano y Andrés Bracamonte, quienes, al igual que el futbolista de Arsenal Matías Belloso, continuarán imputados por “lesiones graves” mientras la fiscal Andrea Gómez avanza con la investigación.

Montín sufrió una fractura de cráneo tras ser atacado a botellazos en un boliche de Mar del Plata. Galvano y Bracamonte se encontraban alojados en la Unidad Penal de Batán desde el último miércoles, procesados en el marco de una causa por “lesiones graves”, en la que está imputado también el hijo de Gonzalo Belloso, el futbolista de Arsenal de Sarandí, Matías Belloso, quien permaneció en libertad.

De acuerdo a la investigación del caso, a cargo de la fiscal Andrea Gómez, titular de la Unidad Funcional de Instrucción 4, los tres acusados atacaron al joven a botellazos en la cabeza, lo que le produjo una fractura de cráneo, un hematoma cerebral, lesiones en el rostro y en la boca, por lo que debió ser internado en terapia intensiva en el HPC marplatense.

Tras más de 48 horas en la unidad de cuidados críticos, la víctima fue derivada el último jueves a una habitación común, debido a su evolución, y permanecerá hospitalizada en observación algunos días más, según informó a Télam su padre, Carlos Montín.