Caravana del dolor para el último adiós a Gerónimo Escobar, el taxista asesinado

Una caravana del dolor. Así se podría definir al cortejo que este viernes acompañó los restos de Gerónimo Escobar, el taxista de 57 años asesinado este viernes en Callao y Centeno, al Cementerio La Piedad.

Decenas de taxistas acompañaron a la familia de Escobar, que fue baleado en el pecho cerca de las 4 de la mañana, en un aparente intento de asalto. Los tacheros habían realizado un paro entre las 10 del jueves y las 6 de viernes en señal de duelo por el crimen.

La pareja de Escobar había revelado que el taxista asesinado no trabajaba habitualmente de madrugada, pero que había decidido hacerlo para agasajar a su hijo con un asado el domingo, cuando cumple años.

Sin embargo, Escobar fue asesinado de un disparo este jueves a la madrugada cuando, según los primeros datos, fue abordado con fines de robo al finalizar un viaje en Callao y Centeno, en el corazón del barrio Itatí. Allí, luego de dejar a un pasajero, fue atacado por al menos dos personas que lo emboscaron y le efectuaron un solo disparo desde afuera del auto que le impactó en la zona intercostal izquierda. Alcanzó a escapar, pero falleció luego de ser trasladado al Hospital de Emergencias Clemente Alvarez (Heca).

En repudio a lo ocurrido los gremios que nuclean a los peones y titulares de taxis decretaron un paro que se extendió hasta las seis de hoy. Después, las expresiones de dolor y consternación, sumadas a pedidos de justicia, se hicieron sentir hasta La Piedad.

Fuentes: Diario La Capital.
Fotografía: Rosario3.com.


+info


Reunión por la seguridad de taxistas y promesa de refuerzos y mayor comunicación

El taxista asesinado hacía horas extra para festejarle el cumpleaños al hijo