Caos, desorganización y apriete: ¿el clásico rosarino se va a Buenos Aires sin hinchas?

La Asociación del Fútbol Argentina ahora confirmó que el clásico rosarino se disputará el 1º de noviembre sin horario sin sede definida. A pesar de que en las últimas horas se arrimaba a un acuerdo para que se dispute en la ciudad, la imposibilidad de jugarlo en el Gigante de Arroyito por el recital de Shakira (27 de octubre) y el supuesto apriete de integrantes de la barra de Newell’s a los jugadores leprosos haría que el evento se traslade, irremediablemente, a Buenos Aires y sin público.

No podría realizarse el sorteo al no estar disponibles ambos estadios de la ciudad y, a raíz de la “visita” de “hinchas” rojinegros a la práctica de este martes en Bella Vista para “apoyar” al plantel en la antesala del derby local, se demuestra que no hay capacidad para la seguridad en la ciudad.

Hace una semana, la AFA confirmó partidos para Newell’s de la Superliga tres días antes y tres días después de la fecha confirmada para el clásico rosarino. Central, en tanto, llegaría más descansado a la fecha estipulada que fácilmente podría volver a correrse si se sostiene esta desorganización y caos desde la dirigencia del fútbol argentino y los organismos de seguridad de la provincia.

En la capital provincial prefieren evitar albergar el choque más caliente del fútbol argentino y vaya si tienen razones. En Buenos Aires no tienen problemas pero fijan la condición de que sea sin hinchas. De todas formas, garantizar el recorrido de los hinchas rumbo a otra provincia suena aún más ilógico.

A la espera de novedades oficiales, que probablemente no lleguen, una supuesta apretada de unos 200 barras de Newell’s a los jugadores, que incluyó un calmado diálogo que fue subiendo de tono hasta provocar empujones y hasta corridas, obviamente no cayó bien en las autoridades de AFA y Copa Argentina. Todo apunta a que será sin público en Buenos Aires.