Buscan testigos del choque fatal en San Martín y Garibaldi

La Fiscalía Regional Segunda Circunscripción busca testigos del siniestro vial que se cobró la vida de Fabián Cragnolino en San Martín y Garibaldi. Necesitan personas que hayan estado en la zona de bares el 6 de marzo, a las 22.45 aproximadamente, cuando ocurrió la tragedia y puedan aportar información sobre el hecho.

  • Quienes puedan colaborar como testigos deberán dirigirse a la Unidad de Homicidios Culposos de la Fiscalía Regional Segunda, Montevideo 1968, o llamar al 341-156-064502. Aseguraron reservas adecuadas del caso.
  • Mientras tanto, la Fiscalía comenzó la investigación de los celulares y de las cámaras de la zona donde ocurrió el siniestro vial del 6 de marzo pasado. Y en las próximas semanas se espera la intervención de ingenieros para investigar el accidente.

El miércoles pasado, a las 22.45, Fabián Cragnolino, un hombre de 40 años y padre de tres hijos, estaba en el auto de la empresa Lime, en San Martín y Garibaldi, realizando su tarea de fiscalización de los camiones de recolección de residuos. En ese momento un joven de 21 años, Gastón Abraham Dlogovitzky, conducía a toda velocidad un Ford Focus gris patente PGM 688 por avenida San Martín hacia el sur.

Al llegar al cruce con Garibaldi, “sin accionar los frenos”, impactó de frente contra el utilitario Renault Kangoo donde estaba Cragnolino al volante.

El Focus impactó de lleno contra la parte delantera izquierda del utilitario y lo arrastró a lo largo de 36 metros hasta terminar sobre el cantero central. El brutal choque causó la muerte en el acto de Cragnolino.

En tanto, el conductor fue derivado al Heca con un golpe en la cabeza, obtuvo el alta y el viernes fue detenido en su casa de Laprida al 4200, a la vuelta de la esquina del siniestro.

Según relató la fiscal Valeria Piazza Iglesias en la audiencia imputativa que tuvo lugar el lunes, el joven conducía a una “velocidad inusitada” que aún debe ser determinada por la pericia accidentológica (que comenzará en un par de semanas). Insistió en que corría de una manera “despiadadamente rápida” y dijo que “no frenó en ningún momento”.

“Lo más grave es que la conducta es habitual. Hace pruebas de velocidad por avenida San Martín”, detalló la fiscal antes de mencionar un video del conductor, subido a redes sociales, en el que se filmaba a sí mismo al volante: “Ay, pruebo la cupecita. Voy a 160, 180. ¡Cuando lo vea mi familia cómo se va a poner!”, dice D. en ese registro del 31 de diciembre de 2017.

En tanto, cuando se hizo la audiencia imputativa, la entrada al Centro de Justicia Penal se pobló gente con carteles reclamando justicia por la muerte de Cragnolino, tesorero de la comuna de Ibarlucea y empleado de la empresa Lime.

“Ibarlucea pide justicia por Fabián”, decía un pasacalle bajo el cual se reunió casi un centenar de personas. “Se pudo evitar. No fue un accidente, fue un asesinato”, decían las consignas que sostuvieron en alto más de dos horas.

En esa audiencia, la fiscal acusó al joven como autor de un homicidio simple con dolo eventual. Por su parte, la jueza Marcela Canavesio resolvió que el conductor permanezca en prisión preventiva por el plazo legal de dos años, revisable cada 90 días. Mientras tanto continúa, de cara al juicio, una investigación que la fiscal estima concluir en aproximadamente un mes.