BolaWrap, las “boleadoras modernas” que prueba la Policía para evitar el uso de armas letales

El Ministerio de Seguridad de la provincia evalúa la utilización de la “Bola Wrap”, una alternativa para evitar el uso de armas letales reservadas solo para casos extremos. En el marco de las evaluaciones, en las últimas horas se realizó una prueba del dispositivo presentado por funcionarios locales como “boleadoras modernas” que evitan el avance de los delincuentes al paralizarle el movimiento de las piernas.

“Serían de utilidad para neutralizar delincuentes en fuga, que corren de espalda”, se entusiasmaron funcionarios de Seguridad. Un video difundido por muestra el uso de las boleadoras: un policía parado recibe un disparo y una especie de cableado le junta las dos piernas y le impide seguir caminando.

Este tipo de armas alternativas todavía no fueron aprobadas para el uso policial. Por ahora está bajo evaluación y se pondría en funcionamiento ante la decisión de no avalar las pistolas taser.

Evaluación de varios métodos

Fuentes del Ministerio de Seguridad señalaron que se evalúan con la Policía diversos sistemas de “letalidad atenuada”. En ese sentido, explicaron que varias empresas se acercaron a presentar sus productos, algunos experimentales, para diversos tipos de nivel de conflicto. Al mismo tiempo, universidades nacionales también presentaron propuestas de desarrollos que se analizan para financiar.

El cronograma de evaluaciones experimentales seguirá hasta abril. Se incluirán dispositivos acústicos, irritantes químicos de puño, irritantes dispersados a distancia, proyectiles de impacto kinético, armas de luz incapacitadoras, entre otras.



“Las boleadoras modernas”

El secretario de Seguridad, Germán Montenegro, el posible uso de las Bolas Wrap. “Es una especie de boleadora moderna que ata mecánicamente a las personas y las inmoviliza”, describió el funcionario y explicó que “es otro armamento no letal que produce un daño muy menor pero sirve para inmovilizar”. También consideró fundamental “preparar al personal policial en el uso de su propio cuerpo para detener a personas que se resistan”.