Binner se quedó afuera: ¿es su final político?

Si hace unos años se planteaba el escenario actual, nadie hubiera podido creerlo. Aspirante presidencial para 2015, Hermes Binner finalmente terminó siendo candidato a senador nacional por el Frente Progresista pero obtuvo el cuarto lugar y se quedó afuera de todo, aún ante adversarios ignotos como Eduardo Romagnoli, de UNA.

Mientras Omar Perotti (Frente para la Victoria) consiguió un sólido triunfo y logrando más votos que el propio Daniel Scioli en la provincia, el ex gobernador Carlos Alberto Reutemann (Cambiemos) achicó la brecha con Perotti y mejoró sus números, apoyado en la gran elección de Mauricio Macri.

No quedó ni siquiera el tercer lugar para Binner. En esa posición figuró Romagnoli, candidato massista e ignoto hasta las Paso, en las que también relegó al socialista del podio electoral en la provincia.

Es decir que no sólo se bajó de las presidenciales por no tener fuerza ni apoyo suficiente para pelear, sino que su partido no se adhirió a ninguno que presentara candidato a presidente e impulsó el corte de boleta para llegar a ser senador nacional.

Estuvo lejos, muy lejos de eso. Aún con una campaña extensa que empujaba a hacer corte de boleta con la “tijerita”, fue Reutemann el que lanzó dos frases directas para el socialista: “Miro al que está delante y nunca al que está atrás” y “Que prepare las tijeritas para la próxima elección”.

¿Será el final? La experiencia es un bastión fundamental para la continuidad de Binner dentro del Partido Socialista, pero los resultados lo dejaron más que expuesto y su avanzada edad (72 años) podrían ser motivos más que suficientes para transformarlo más en un consejero que, otra vez, en un candidato.