Avanzan las obras de la guardería municipal transitoria de animales del Imusa

La obra del nuevo anexo del Instituto Municipal de Salud Animal (Imusa) avanza con un “notable ritmo”, según destacaron desde el municipio rosarino. Está ubicado en la zona noroeste de la ciudad, dentro del Bosque de los Constituyentes, en un predio delimitado por las vías del Ferrocarril Belgrano, Juan Pablo II (colectora de avenida Circunvalación) y la calle lindera a las fábricas. La obra es desarrollada por la Municipalidad, atendiendo una ordenanza aprobada por el Concejo, con la que se apunta a profundizar las políticas en materia de salud de perros y gatos.

Este martes, Mónica Fein junto al secretario de Obras Públicas, Raúl Alvarez; el secretario de Salud, Leonardo Caruana; arquitectos encargados de la obra y trabajadores del Imusa, recorrieron los avances de la obra.

Se estima que para fines de agosto estaría concluida la primera etapa, en la que se finalizará el módulo del pabellón que incluye 24 caniles, y el nuevo sector administrativo. Los trabajos están a cargo de la Secretaría de Obras Públicas en una acción integral junto con la cartera de Salud Pública.

“Es una obra muy importante porque significa cumplir una ordenanza del Concejo de hace muchos años, que va a permitir un lugar más accesible y de calidad para el cuidado de los animales de nuestra ciudad. El nuevo anexo será un centro de adopción y de tenencia de más de 120 caniles, que contará con aire libre y un lugar adecuado para la atención correspondiente que necesitan”, afirmó la mandataria. Actualmente, se está trabajando en la construcción de la guardia, nuevos desagües cloacales e iluminación general del predio.

  • Fein remarcó que desde la Municipalidad se promueve la tenencia de adopción responsable de los animales, haciendo referencia a la co-responsabilidad entre Estado y ciudadanos en el cuidado integral de los animales.
  • Por otra parte, el secretario de Obras Públicas, Raúl Alvarez, enfatizó: “Es un proyecto que vamos a estar inaugurando su primer etapa mediados de agosto. En una segunda y tercera etapa se inaugurarán 48 caniles correspondientemente, con diferencia de 15 días, para completarla en su totalidad en un mes y medio”.

El eje es la construcción de un lugar destinado a acoger animales sin hogar, perdidos, abandonados o maltratados, atendiéndolos de acuerdo a las necesidades específicas de cada uno en cuidados de salud, alimentación, aseo y seguridad. Se pretende que el albergue sea temporal, por lo que se facilitan los mecanismos para la adopción voluntaria responsable. Asimismo, se ofrecerá un servicio de atención médica pública para animales con dueño.

Un nuevo espacio para los animales

El nuevo anexo tendrá un un edificio principal que alojará la recepción, administración, áreas de atención médica, sanitarios público y para el personal, office y depósito, y pabellones para alojar alrededor de 120 caniles que apuntan a dotar de un entorno seguro que satisfaga las necesidades fisiológicas, ambientales y sociales de los perros que allí se alojen, y cuya disposición permitirá separar a los animales enfermos de los sanos, y ubicarlos de acuerdo a su temperamento, edad, sexo, entre otros factores. Al mismo tiempo, se proyectan estacionamientos y un área verde recreativa abierta.

Los pabellones donde se alojarán los animales poseen una cubierta liviana de chapa, cerramiento de bloques de hormigón, con espacio de ventilación superior. Cuentan con luz, agua, piso de hormigón con pendiente hacia albañales para facilitar el aseo y circulaciones cubiertas para el personal. Asimismo se prevén áreas abiertas de uso comunitario.

En el proyecto se contempló la creación de una red de senderos que permitirá al visitante recorrer las distintas áreas y tener un contacto directo con los perros y gatos en adopción. Además de dotar al predio de la infraestructura de servicios de agua, luz, desagües sanitarios, se prevé la forestación y plantación de nuevos árboles sobre la línea de edificación, esto evita el asoleamiento directo, la contaminación visual y auditiva urbana y los gases de vehículos y transporte pesado de la zona.

Rosario, ciudad pionera en derechos

Rosario es pionera en reconocer a los animales como sujetos de derecho, y es también desde 1992, el primer municipio del país establecido por ordenanza municipal como “No Eutanásico”, permitiendo de manera oficial la esterilización como método de control de las poblaciones de caninos y felinos.

El Instituto Municipal de Salud Animal es un espacio que da respuesta a la salud de los animales y cuenta actualmente con la infraestructura necesaria para alojar de manera transitoria a doscientos animales tanto en su sede de avenida Francia 1940, donde reciben atención clínica y quirúrgica, como en el Anexo de zona oeste. Por otro lado, posee dos móviles quirúrgicos que rotan por los distintos barrios de cada uno de los distritos y dos puestos fijos y descentralizados de esterilización en Barrio 7 de Septiembre (Ayala Gauna 7950) y Vecinal Parque Sur (Pasaje Bolonia 2350).

Asimismo, el Imusa desarrolla un proyecto educativo con escuelas y organizaciones sobre tenencia responsable. Además. cuenta con un Consejo Asesor —integrado por el municipio, el Colegio de Veterinarios, la Facultad de Ciencias Veterinarias y ONGs proteccionistas de animales— el cual se reúne mensualmente para evaluar las estrategias sobre las políticas de salud de los animales.