Ataque a balazos en zona oeste: hirieron a un bebé de un año, a su papá y gravemente al abuelo

Un nuevo ataque a balazos desde una moto sacudió la tarde de este viernes la calma del pasaje Cerro Catedral al 6100, en la zona oeste de Rosario, cuando desconocidos efectuaron disparos y le provocaron heridas de gravedad a un hombre y lesiones menores a su hijo y su nieto, de poco más de un año.

Según revelaron fuentes cercanas a la investigación, el hecho se produjo alrededor de las 18 cuando desconocidos que se movilizaban en una moto efectuaron al menos cinco disparos en la zona de pasaje Cerro Catedral al 6100, en la zona del Parque Oeste, y a escasos metros de la sede de la Tropa de Operaciones Especiales (TOE).

Como consecuencia del ataque, un hombre de unos 65 años recibió una herida de arma de fuego en la zona de la cadera y fue trasladado por los propios vecinos al Hospital de Emergencias Clemente Álvarez (Heca). Su hijo, de alrededor de 20 años, y su nieto, de algo más de un año, fueron rozados por los disparos y atendidos en el Policlínico San Martín, donde se comprobó que sus vidas no corrían riesgo.

Según las fuentes consultadas, los agresores abandonaron el rodado en el que circulaban que quedó a pocos metros del lugar del ataque, sobre la misma cuadra. En el lugar, la policía habría logrado el secuestro de al menos cinco vainas servidas.

Según relató un vecino de la zona a la prensa, las víctimas estaban tomando mates en la vereda. “Se escucharon cuatro o cinco tiros, al bebé le dieron en el tobillo, al padre le rozó una bala y al abuelo del nene le pegaron en la cintura. Los tres estaban en la vereda, el padre lo alcanzó a entrar a la casa al chiquito. Iban en moto y la dejaron abandonada allí a unos 50 metros. Uno andaba con barbijo y se fueron”, reveló.

“El hombre grande perdía mucha sangre. Al nene y al papá los trasladaron los vecinos al Policlínico San Martín y al abuelo lo llevaron al Heca”, contó. La información fue corroborada luego por el Sies, quien confirmó que hubo un llamado a la central pero luego fue anulada.

“Hace cuarenta años que vivo acá y es la primera vez que pasa algo así. Siempre fue un lugar tranquilo, pero ahora no sé”, se lamentó el hombre.

Fuentes: Diario La Capital y Rosario3.com.