Así quedó el parador isleño Pura Vida tras ser devorado por un incendio

Las instalaciones del parador isleño Pura Vida, ubicado frente a la zona norte rosarina, quedaron reducidas a cenizas. Esa fue la consecuencia de un voraz incendió que se desató alrededor de las 14 de este domingo por razones que todavía se desconocen. No hubo personas afectadas, ya que el espacio estaba cerrado por el bajo nivel del río.

Según trascendió, el bar que se encuentra en el sector del río Paraná conocido como El Embudo comenzó a arder pasado el mediodía. Desde lejos se podía apreciar importantes llamas que iban consumiendo las instalaciones y un denso humo negro.

De ese modo, y como se aprecia en las imágenes difundidas a través de las redes sociales, quedó reducido a cenizas uno de los paradores isleños más convocantes de la isla entrerriana.

En ese sentido, desde Prefectura Rosario señalaron que “no hay agua para entrar a El Embudo”, como se denomina a la laguna que se forma en esa parte del río, por lo que bomberos de la fuerza federal “llegaron caminando” al lugar, donde se requiere una profundidad de 3,50 metros y este domingo había 2,40.

Una vez allí, y por encargo de la policía entrerriana, Prefectura inició pericias preliminares para intentar establecer las causas del incendio, que consumió todas las instalaciones y el muelle, mayoritariamente construidos con madera y paja.

El parador en un día de verano, lleno de gente y embarcaciones.