Así es el protocolo de acción contra la violencia y discriminación de género que aprobó por unanimidad la UNR

El Consejo Superior de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) aprobó por unanimidad el protocolo contra la violencia de género, que tendrá aplicación en las doce facultades de la universidad. El procedimiento fue redactado por el Área de Mujeres, Género y Diversidad Sexual de Coad, profesionales y luchadoras feministas.

El rector Héctor Floriani subrayó “la importancia de promover acciones que favorezcan la visibilización, sensibilización y producción de conocimiento acerca de la perspectiva de género, dentro de los ámbitos de investigación, docencia, comunicación institucional y política educativa”.

  • Esta nueva norma tiene como objeto garantizar en las universidades un ambiente libre de discriminación, hostigamiento y violencia por razones de identidad sexual y género, promoviendo condiciones de igualdad y equidad.
  • También busca adoptar medidas de prevención como principal método de combatir este tipo de acciones y generar un ambiente de contención y confianza para que las personas afectadas puedan denunciar su situación a fin de hacerlas cesar de inmediato.

La sesión multitudinaria, que se llevó a cabo en Sede de Gobierno, contó con la participación de representantes de distintos núcleos de género de todas las facultades, que expresaron su adhesión a la nueva legislación y manifestaron su compromiso a seguir trabajando conjuntamente.

La normativa promoverá acciones para prevenir, sancionar y erradicar la violencia sexista y/o de género dentro del ámbito universitario y se regirán a partir de un abordaje integral e interdisciplinario, sustentados en una mirada que se aboca desde la complejidad, la singularidad y particularidad de cada una de las situaciones.

Para facilitar su implementación y articulación se conformará un equipo interdisciplinario integrado por referentes o responsables de los espacios de atención de situaciones de violencia de cada Unidad Académica y de la Universidad que funcionará bajo el ámbito de la Secretaría General. Esa área realizará informes de manera conjunta a pedido de las autoridades para monitorear que se cumplan todos los puntos.

Las personas responsables de la coordinación del plan de acción serán dos personas graduadas en la UNR con experiencia y formación relativa a los derechos humanos con perspectiva de género. La designación de las mismas se realizará mediante concurso y durarán en el cargo dos años.

  • El equipo interdisciplinario tendrá entre sus funciones las de diseñar e implementar actividades destinadas a crear conciencia en la comunidad universitaria, que comprenden la organización y realización de talleres, charlas y campañas.
  • También será encargado de crear un registro estadístico de situaciones de violencia de género que se planteen en el ámbito de la Universidad y promover el desarrollo de proyectos de investigación que aporten al estudio de la perspectiva de género en las currículas de grado y posgrado.
  • Asimismo, tendrá la tarea de impulsar a la conformación de espacios específicos en cada Unidad Académica como a la atención de las situaciones de violencia y discriminación de género.

La secretaria general de Coad, Laura Ferrer Varela, aseveró que la sanción del protocolo “implica un gesto que puede devenir transformador: hacerse cargo que la universidad es un territorio atravesado por el patriarcado y las violencias que este régimen social y cultural impone”.

Sin embargo, destacó la urgencia de asignarle un presupuesto ya que “no hay políticas de prevención y erradicación de la violencia de géneros sin asignación presupuestaria y personal calificado para llevarlas a cabo”.

En las redes 📲