Asesinaron de un disparo en la cabeza al entrenador del fútbol femenino de Colón

El director técnico de fútbol femenino de Colón, Alberto Castillo, fue asesinado de un balazo en la tarde de este martes en el barrio Centenario de la capital provincial. El hombre de 39 años recibió un disparo en la cabeza y fue ingresado de urgencia al hospital José María Cullen, donde falleció a los pocos minutos.

Ocurrió alrededor de las 14.30. La víctima del hecho fue trasladada a bordo de un patrullero y revisada por los médicos de la Emergentología, quienes lo recibieron en el shockroom y constataron su fallecimiento como consecuencia de un impacto de bala en el cráneo con orificio de entrada y sin salida.

Los vecinos que viven en inmediaciones de la esquina de Reconquista y Raúl Tacca, en el límite entre el barrio Centenario y la denominada villa del barrio Centenario, en el extremo sur del ejido urbano santafesino, denunciaron a la central de emergencias 911 sobre una andanada de disparos que ejecutaron dos desconocidos que caminaban por las calles del barrio.

Castillo, vecino de la zona, quedó tirado en el piso y con la cabeza completamente ensangrentada. Minutos después llegó un patrullero de la policía capitalina y para intentar salvarle la vida, los policías lo subieron al móvil y lo llevaron hasta el hospital Cullen, pero cuando los médicos lo revisaron, ya estaba muerto.

“Tito”, como le decían, comenzó como entrenador del equipo femenino en Newell’s de barrio Roma. Ante la deserción en la disciplina del humilde club santafesino, desembarcó en Colón hasta este trágico final.

La fiscal a cargo es Ana Laura Gioria, quien aguarda la información de la Policía de Investigaciones (PDI). En las redes sociales sus alumnas y amigos lo comenzaron a despedir a través de emotivas publicaciones.

Búsqueda de los asesinos

Decenas de policías de Orden Público y de Cuerpos de la policía capitalina preservaron la escena del crimen, adonde los agentes del área Científica de la Policía de Investigaciones (PDI) realizaron los peritajes criminalísticos de rigor. En tanto, otros policías realizaron intensas batidas en todo el barrio para dar con los asesinos que dispararon a mansalva sobre la víctima.

Informaron sobre el crimen de Castillo a las jefaturas de la Unidad Regional I La Capital y de la Policía de Investigaciones (PDI). Estos hicieron lo propio con los fiscales de la Unidad Especial de Homicidios del Ministerio Público de la Acusación, que ordenaron el traslado del cadáver a la morgue judicial para la realización de la autopsia como así de los peritajes criminalísticos en la escena del crimen.