Arbusta: unir el mundo empresarial con comunidades postergadas

Arbusta

Arbusta es una empresa social que brinda servicios tecnológicos al mundo corporativo generando oportunidades de empleo digital a mujeres y jóvenes en situación de alta vulnerabilidad social.

Se trata de la primer empresa social de impact outsourcing (servicios de tercerización con impacto social) de Sudamérica. Conjuga la misión/visión de una ONG o Fundación (ya que nace con un fin social) con la lógica y los modos del mundo empresarial.

Arbusta nace formalmente en abril de 2013, a partir del encuentro en un mismo espacio (Comunidad Njambre) de emprendedores que venían combinando el trabajo social, el trabajo tecnológico y la innovación. Los creadores de este híbrido entre ONG y empresa son: Federico Seineldin, proveniente del mundo de la tecnología y co-fundador de MoveRSE (Organización sin fines de lucro que promueve la Responsabilidad Social Empresaria), la licenciada en Comunicación Social Anaclara Dalla Valle, quién trabajó durante años como consultora de empresas y desarrolló su proyecto social de alfabetización digital para chicos de comunidades vulnerables y Luis Cardoso Ayala, Ingeniero proveniente del mundo del mundo tecnológico que también trabajó en proyectos sociales para la inclusión de la comunidad Quom.

Esta modelo de empresa social sostenible une dos “mundos” o lógicas distintas (el mundo empresarial y las comunidades postergadas) funcionando como una especie de “interfaz humana”, una oportunidad para generar empleo a partir de la fuerte demanda de servicios digitales en el mundo. “Las empresas contratan nuestros servicios, con la particularidad de qué quienes brindan esos servicios, son mujeres y jóvenes en situación de vulnerabilidad, ya sea chicos con discapacidad o provenientes de comunidades postergadas. Muchas veces a la hora de acceder a un empleo, el lugar donde viven o las condiciones como viven influyen negativamente. Tratamos de que puedan romper con ese círculo vicioso que es la exclusión. Ellos están capacitados, porque el talento no discrimina lugar; nos estamos encontrando con jóvenes súper capaces, con muchas ganas de salir adelante, pero que simplemente nunca tuvieron una oportunidad”, comenta Anaclara Dalla Valle.

Entre los servicios que brinda Arbusta podemos destacar: “social media” o armado de estrategias de redes sociales, transcripción de audio a texto, testeo de software y categorización o etiquetado de imágenes (Tagueo). Arbusta podría resumirse como “trabajo digital inclusivo”.

El objetivo de dicho emprendimiento innovador es fortalecerse como espacio de formalización laboral en nodos barriales. Las alianzas y capacitaciones llevadas adelante tienen en cuenta experiencias pasadas de los propios miembros de Arbusta, el trabajo territorial previamente realizado o bien demandas específicas del cliente. Los clientes conocidos han sido los primeros que ayudaron a testear el servicio. La clave reside en brindar servicios de calidad y excelencia.

Respecto de las dificultades que deben afrontar los integrantes de Arbusta podemos mencionar el desafío creciente que significa conectar “mundos” que responden a lógicas distintas, gestionar la complejidad, asegurar la inclusión real de personas en situación de riesgo etc. “En los procesos sociales no podés cortar el vínculo con la gente, tenés que tener un seguimiento constante, estar permanentemente encima. A los espacios sociales llegamos por afinidad, por conocimiento o por experiencia. En los barrios necesitas tener lugares legitimados por la comunidad, los sectores más desprotegidos necesitan mucha confianza para abrirse”, afirma Anaclara.

Arbusta nació ligada al concepto de solidaridad, entendida horizontalmente. Sin embargo, los conceptos más fuertes son los de inclusión y empoderamiento. “La condición mas legítima de empoderar al otro es dándole trabajo; se produce un quiebre, las personas se sienten capacitadas, con poder “de hacer”; además, la propia independencia económica los habilita a otras independencias. Arbusta es inclusión real, nosotros mismos gestionamos los proyectos comerciales, garantizando que el nexo/vínculo entre empresa y comunidad efectivamente se cumpla. Estamos enamorados de lo que hacemos. Como en todo proceso de enamoramiento necesitas reinventarte y asumir el compromiso”, explica la Licenciada.

“Cuando el cliente contrata nuestro servicio está ayudando a resolver el primer empleo de alguien que por otra forma u otros medios no podría haber llegado. Los chicos se van empoderando, descubren trabajos que no estaban en sus marcos de posibilidades, descubren que el mundo digital no es un medio de paso, sino una posible salida laboral. Se comprometen al máximo. La satisfacción es enorme cuando vemos actitudes de crecimiento profesional. A veces se piensa que las tecnologías te cierran o tienen un impacto negativo, pero hay casos en que terminan resultando una verdadera apertura (sin olvidar que la tecnología viabiliza o vehiculiza conversaciones que de otro modo no se hubiesen dado). Si logras que te humanice, el mundo de la tecnología es apasionante”, concluye la co fundadora de Arbusta.

Fuente: elciudadanoweb.com