Apartan e investigan al fiscal regional de Rosario por archivar causa a una concesionaria y comprarle dos autos

El fiscal regional de Rosario, Patricio Serjal, fue apartado de una causa judicial bajo sospecha de favorecer a una parte en un pleito de tipo penal económico, en donde está denunciado el vaciamiento de una empresa. La información fue difundida por el periodista Hernán Lascano y luego confirmada por la propia Fiscalía Regional.

La presunción en contra del funcionario es que a menos de un mes de ordenar el archivo del caso por inexistencia de delito compró de la parte denunciada, que es propietaria de una concesionaria de automotores, dos vehículos 0 kilómetros por valor de unos tres millones de pesos, que inscribió a nombre de él y de su esposa.

Aunque Serjal presentó él mismo un pedido de apartamiento de la causa en cuestión, en donde propone una explicación de cómo afrontó el pago de los vehículos, la mirada del fiscal general de la provincia Jorge Baclini es que el argumento tiene endeblez al primer golpe de vista. Lo que motiva no obstante la separación de ese caso es la falta de razones lógicas para disponer el archivo de una causa en donde la presunción de existencia de dolo, es decir delito intencional, es ostensible.

Lo que corresponde ahora es el inicio de una investigación de la que estará a cargo el fiscal regional de Santa Fe, Carlos Arietti. Al mismo tiempo se abre un proceso disciplinario por el que corresponde el envío a la Legislatura provincial lo que podría derivar, en caso de que se encuentren evidencias, en un pedido de jury para el apartamiento de su cargo.

El pleito que Serjal ordenó cerrar enfrenta a Omar Augusto Santero, de la firma Carrocería Sudamericana, contra Rómulo González, el denunciado, al que acusa de haber vaciado la firma antedicha en favorecimiento de la firma AutoRosario, concesionaria oficial de Toyota en Rosario. Tras el archivo de la causa se estableció que Serjal renunció a un plan de pagos de un vehículo que tenía contratado con anterioridad y terminó comprando en AutoRosario un Toyota Etios y un Toyota Corolla a 29 días de dar la instrucción del archivo de la causa que tenía a González como denunciado.

Esta disputa legal estuvo sujeta durante cinco años, según los abogados querellantes, a demoras incomprensibles, con cambios de fiscales, hasta que finalmente fue cerrada. La semana pasada el fiscal general Baclini ordenó la reapertura de la causa para su revisión frente a la inconsistencia de los motivos para su archivo.

El descargo del fiscal

«Tomando conocimiento de la de la reapertura por parte de la Fiscalía General en relación a causa desestimada por el fiscal interviniente y confirmada por este Fiscal Regional en base por entender válidos los argumentos expuesto, solicité mi apartamiento en dicha reapertura por posibles futuras intervenciones, aclarando que no veía afectada mi objetividad pero no quería que pueda malinterpretarse. Fue por ello que manifesté por escrito al Fiscal General y puse en su conocimiento la adquisición con posterioridad de un vehículo en agencia automotor mencionada en dicha causa desestimada. En este escrito se aportan todos los datos de dicha compra a través de depósito bancario en un importe cercano a un haber mensual producto de ahorros y que se pueden ver reflejados en mis declaraciones juradas, entregando un vehículo usado, financiando un porcentaje del vehículo a través de un crédito prendario, poniéndome a disposición como así también toda la documentación pertinente de la Legislatura. Aclarando que no se ha obtenido ningún beneficio o plan de pagos diferenciados de los que se ofrecen al público en general.

Paralelamente en la solicitud de apartamiento también puse en conocimiento y a disposición toda la documentación de vehículo adquirido por mi esposa a través de sus ingresos como profesional de la medicina con crédito prendario, compra que se realizó de manera independiente a la anteriormente mencionada».