Allanamiento e investigación al fiscal Ponce Asahad por sospecha de corrupción ligada al juego clandestino

Gustavo Ponce Asahad, el fiscal a cargo de la unidad especial Covid-19, está sospechado de ser quien envió información del sistema de datos del Ministerio Público de la Acusación al integrante de una banda investigada por juego clandestino y extorsiones, imputada la semana pasada. Personal de la Tropa de Operaciones Especiales se apostó en el cuarto piso del edificio de Oroño 1217, donde comenzó un allanamiento. “No queda detenido, solo fichado”, se indicó desde el MPA sobre lo que se ampliará en el transcurso de la mañana.

Luego de una semana desde que se conoció que un fiscal o un empleado del MPA intercambió mensajes con una persona que está prófuga en la causa investigada por los fiscales de Delitos Complejos Luis Schiappa Pietra, Gisela Paolicelli y Matías Edery, esta mañana surgió un nombre y la medida judicial ordenada por sus pares.

La caída del fiscal comenzó el jueves pasado, cuando en una audiencia contra banda ligada al juego clandestino y extorsiones en la que están implicados un comisario general retirado y un grupo que organizó el atentado al Casino City Center, desde el propio MPA confirmaron que analizaban un mensaje con información sobre una causa con dos detenidos enviada a Leonardo Peiti, un empresario allanado el sábado pasado. Hasta el momento fueron imputados cinco miembros.

Palabra oficial

El vocero del Ministerio Público de la Acusación Sebastián Carranza informó este viernes que el fiscal Gustavo Ponce Asahad no quedará en carácter de detenido tras el allanamiento en su domicilio de bulevar Oroño 1217. Por el momento sigue en funciones, algo sobre lo que deberá expedirse el fiscal regional Patricio Serjal, y se desconoce si pedirá licencia tras la formación de una causa penal que, por el momento, lo tiene como sospechado solo por incumplimiento de deberes de funcionario público.

Carranza explicó que el procedimiento que hizo este viernes la Tropa de Operaciones Especiales es “sobre la filtración de información sensible dentro de una investigación en curso. Se realiza el allanamiento en busca de material de interés y celulares”.

“El fiscal tiene una investigación abierta por incumplimiento. No está en calidad de detenido. Después se van a determinar los pasos a seguir”, añadió.

El vocero del MPA aclaró que Ponce Asahad “sigue en sus funciones” por el momento. “Va a tener que determinarlo la Fiscalía Regional”, subrayó al tiempo que comentó que la auditora del Ministerio Público de la Acusación María Cecilia Vranicich estuvo presente en el operativo por control.

“Con este procedimiento no se confirma la vinculación (del fiscal con la banda). Hay una investigación en curso. No sé si se va a pedir licencia. También se allanó a un empleado que trabaja con él y se secuestró su celular para analizarlo”, concluyó.

Por último, Carranza enfatizó: “Desde la misma Fiscalía somos los primeros interesados en saber cómo se filtró la información y quién. El fiscal (Ponce Asahad) está ofuscado, sorprendido, pero no es algo que yo tenga que analizar”.

Por otra parte, indicó que en el transcurso de este viernes se informará qué fiscal quedará a cargo de la unidad por delitos vinculados a covid-19.