A cinco años de la primera marcha de #NiUnaMenos, emblema de la lucha feminista

Este miércoles se cumplen cinco años de la primera movilización contra los femicidios convocada en Argentina bajo la consigna #NiUnaMenos, que desde entonces se convirtió en un emblema de la lucha de los feminismos latinoamericanos contra toda forma de violencia machista. El pedido es claro y concreto: que dejen de matar a las mujeres por el hecho de ser mujeres. “Vivas nos queremos”, es la consigna que se repite todos los años a través de carteles y gargantas. Vivas, libres y sin miedo.

La antesala del #NiUnaMenos de este año es particular por varias razones. A nivel general, porque se produce en medio de la emergencia sanitaria por la pandemia de covid-19. Esto obliga a que muchas de las convocatorias sean a manifestarse desde las casas, con las redes sociales como principales amplificadoras de las reivindicaciones. El contexto sanitario también importa y se hace relevante en una jornada como la de hoy por el impacto que ha tenido y tiene el confinamiento en el recrudecimiento de la violencia de género.

En Argentina, por ejemplo, hubo 57 femicidios entre el 20 de marzo (día en que empezó a regir la cuarentena obligatoria) y el 28 de mayo, según el Observatorio de Femicidios Adriana Marisel Zambrano, elaborado por la organización civil La Casa del Encuentro. En 71% de los casos, las mujeres fueron asesinadas en sus propias casas.

Por primera vez, un aniversario de Ni Una Menos con Ministerio de Mujeres

El movimiento Ni Una Menos (NUM), de cuya primera concentración se cumplen cinco años, logró “imponer la violencia machista en la agenda política y social”, expresó Elizabeth Gómez Alcorta, ministra de las Mujeres, Géneros y Diversidad (MGyD). 

La funcionaria, en diálogo con Télam, analizó el impacto de NUM en un nuevo aniversario de la marcha, en una semana donde está previsto que en los próximos días se presente el Plan Nacional contra la Violencia, uno de los reclamos del movimiento.

“En estos últimos años se impuso la violencia machista en la agenda política, social, púbica y la resistencia con las movilizaciones. El primer paro al macrismo fue de mujeres. Se puso mucho el cuerpo en estos últimos años”, añadió.

Asimismo, valoró “el potente movimiento de mujeres y diversidad en Argentina que ya existía antes del 2015, como los encuentros nacionales de mujeres y la Campaña por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito”. “Había un recorrido, lo que tuvo Ni Una Menos es un nivel de potencia, de visibilidad, que instaló demandas muy concretas”, resaltó.

Si bien se espera que en los próximos días se presente el Plan Nacional contra la Violencia, Gómez Alcorta no quiso anticipar detalles, pero aseguró que “el desafío es poder cambiar el paradigma de abordaje de las violencias por motivos de género”. “Pensar en un plan a dos años, en este contexto, nos plantea el desafío de lograr la ejecución de todas las acciones que no son sólo del ministerio, es un trabajo de todo el Poder Ejecutivo”, cerró.