2021, ¿el año de la sanción de la Alcoholemia Cero al volante en Rosario?


El director de Tránsito municipal, Gustavo Adda, visitó este martes el Concejo Municipal para exponer en el marco del tratamiento del proyecto de Alcoholemia Cero que impulsa la administración de Pablo Javkin. Luego de años de ser ignorado el debate a pesar de la insistencia de la Asociación Civil Compromiso Vial, este 2021 parece ser el año en que finalmente se sancione la ley para el alcohol cero al volante en las calles de nuestra ciudad. La medida, en caso de aprobarse, “incluirá también a ciclistas y a quienes se desplacen en monopatín”.

Una iniciativa que naufragó el año pasado y que hasta ahora sigue trabada en la comisión de Obras Públicas en la que el macrismo es mayoría y pone sus reparos.

“No tenemos más tiempo. Están en juego vidas”, enfatizó el intendente Pablo Javkin desde el propio recinto de sesiones del parlamento local. El jefe municipal insistió en pedir el tratamiento y aprobación del proyecto alcoholemia cero. Al menos desde 2014 con el ex concejal Sebastián Chale a la cabeza, el oficialismo intenta el aval legislativo para ser más severos en los controles de alcohol en sangre.

El año pasado no tuvo despacho de Obras Públicas ya que los ediles de Juntos por el Cambio evidenciaron sus reparos y advirtieron que podría afectarse la actividad gastronómica.


Adda en el recinto


En su exposición, el director de Tránsito municipal aseguró que un siniestro vial en el que esté involucrado un conductor alcoholizado “es un problema de seguridad y salud pública” y dejó en claro que “no existen falsos positivos” que arrojen los alcoholímetros.

En ese ámbito, dijo que “el alcohol cero es una cuestión estrechamente ligada a la seguridad y la salud pública de la comunidad. No podemos ser testigos o cómplices de un conductor que está al mando de un vehículo con 0,49 gramo de alcohol por litro de sangre, habilitando a un potencial factor de riesgo en la vía pública. Esto debe ser muy claro: su percepción del riesgo, sus reflejos y sus conductas, ya están alteradas”.

Cuando lo consultaron sobre estadísticas de siniestros viales, el director de Tránsito dijo: “Las estadísticas sobre lesionados y fallecidos las gestiona la Secretaría de Salud Pública. Es un conteo espantoso, porque esos datos de los que estamos hablando son personas que sufrieron una lesión por quedar involucradas en un siniestro vial”.

En tal sentido, dijo que “hay tres condiciones que intervienen en todos los siniestros: velocidad, distracciones y el alcohol. Por eso, quiero ser cuidadoso cuando hablamos de estadísticas”.

“Los efectos del alcohol en el organismo varían según la contextura de la persona. Yo peso 120 kilos y si me tomo una copa de vino, es probable que me dé negativo. La variabilidad es un condicionante, porque se da la especulación de cuánto tengo que tomar para tener cero en el control. Para evitar esta cuestión de jugar con cuánto puedo tomar para que me dé negativo el control, la tolerancia debe ser cero”, remarcó.

Además, exhibió la estabilidad del comportamiento a lo largo de los años: “Los controles en esta ciudad se vienen intensificando. En 2019 fueron 27 mil y en 2020, por la pandemia, 838 mil; dentro del porcentaje de positividad, el último año encontramos el 7% contra el 6,8% del año anterior. Se condice este comportamiento”.

“El rosarino sabe que hay controles de alcoholemia, prácticamente no tenemos oposición a esto. Cuando hay algún tipo de inconveniente, tiene que ver con personas que no son de la ciudad”, consideró Adda. Como ejemplo, citó el caso de un ciudadano de Funes que se dio a la fuga el fin de semana pasado. “Tenía 0,96 gramo de alcohol en sangre. Ya están las presentaciones hechas”, indicó.

Otra de las consultas hacia el director de Tránsito fue la duda sobre las posibilidades de que los alcoholímetros arrojen resultados inexactos al momento de realizar los testeos. “Cada cinco meses, los etilómetros se mandan a calibrar (la normativa indica que debe ser cada seis meses). El margen de error tiene que ver dentro del rango del positivo, según el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (Inti). Hay un margen de entre 0,04 y 0,1 que puede alterar un caso positivo. No existe el falso positivo, como tampoco existe el falso positivo en un test de embarazo”, señaló.

Fue allí cuando introdujo el dato de que “el alcohol está presente en uno de cada dos siniestros con heridos involucrados. Estos datos los ha ido publicando la OMS (Organización Mundial de la Salud). Son cifras mundiales, recabadas de las distintas comunidades”, precisó.



Precisiones


  • No todos los casos de siniestros con personas alcoholizadas involucradas son medibles con más de 0,5% por cuestiones de competencia, por eso la dificultad de una estadística precisa. Se asiste ante orden del Ministerio Público de la Acusación (MPA).
  • El municipio cuenta con seis etilómetros y dos alcoholímetros, y otros tres más que se encuentran en el Inti bajo calibración.
  • El tiempo que demanda un caso positivo no supera los 8 minutos. Depende de la conducta del conductor y en ocasiones de los acompañantes.
  • Hay tres condiciones que intervienen en los siniestros: velocidad, distracciones, y alcohol.
  • La calibración de los alcoholímetros según indica la norma debe hacerse cada seis meses (Resolución del Ministerio de Comercio Interior N°145). En Rosario suele hacerse cada cinco meses.
  • La cantidad de reactivos no positivos, es decir que no superaron el 0,5%, varió entre el 3 y el 17% en los últimos años. En el 2019 se realizaron 27.000 controles.
  • En uno de cada dos siniestros con lesionados está presente el alcohol.
  • Sobre incompatibilidad de normas respecto la regulación de la ley nacional de tránsito explicó que “cada municipio tiene la potestad de regular las políticas para el control y el uso del espacio público que nos ordena”.
  • No hay falsos positivos. Puede haber un margen de error de 0,01% y 0,04% en los positivos. El organismo no genera alcohol, no genera etanol. No hay falso positivo si no hay presencia de alcohol.
  • La sanitización de los elementos utilizados en los controles prevé el uso de sustancias sin alcohol.
  • No debe haber porcentaje de tolerancia. Es cero. “El mejor amigo es el que se hace cargo, el conductor designado”, agregó.

Sobre el final de su intervención Adda leyó una reflexión final sobre seguridad vial. “Alcohol Cero es una cuestión de seguridad y salud pública. Sobre la conciencia como norma de convivencia con el otro. Hay que cuidar y prevenir todas las violencias”. Expresó luego que el alcohol cero ya existe para conductores profesionales; y destacó la importancia de dar el mensaje “el Estado protege, el Estado te cuida”.

En diciembre pasado, no llegó siquiera al recinto el debate para establecer una nueva normativa al respecto. “Es otra cachetada que los familiares de víctimas de siniestros viales recibimos de parte de los funcionarios de turno”, señalaron en ese momento desde la ONG Compromiso Vial, desde la que aguardan que el 2021 sea finalmente el año en que se discuta y apruebe esa modificación en las reglas de tránsito que ya rige en la capital provincial desde febrero de 2020.

El bloque de Juntos por el Cambio, integrado por Agapito Blanco, Anita Martínez, Germana Figueroa Casas y Marcelo Megna, consideró que la iniciativa necesitaba más tiempo para ser debatida, por lo que volvieron a cajonear un proyecto que lleva 15 años esperando. Sin despacho en la Comisión de Obras, en diciembre pasado ni llegó al recinto a pesar del optimismo que había en el sector.

La tolerancia cero rige hoy en las provincias de Tucumán, Salta, La Rioja, Córdoba, Entre Ríos y Neuquén. En la provincia de Santa Fe, con Rosario incluida, aún se aplica el criterio de 0,5 gramo de alcohol en sangre como límite permitido. Desde febrero, la capital provincial implementa el Alcohol Cero en sus operativos de alcoholemia.



“La urgencia es desde hace años”


“La prevención salva vidas. Muchos años fuimos en diciembre y los concejales decían que no había tiempo porque estábamos cerca de fin de año, entonces discutámoslo antes”, expresó Pía Lesgart, de Compromiso Vial.

“Los concejales que votaron en contra dijeron que faltó tiempo para el debate. Pero no hubo compromiso en interiorizarse sobre el tema. Dicen que iría en contra del sector gastronómico, cosa que no es real. Otra de las cuestiones que alega es que no se podría controlar. Son excusas. Pongamos sobre la mesa las verdaderas razones”, reclamó. “Es una ciudad grande que debería estar a la vanguardia. Más de cinco mil vidas anuales se pierden en siniestros viales. Esperamos que Rosario pronto esté a la altura de las circunstancias”, cerró la integrante de la ONG.

“Hemos asistido al Concejo Municipal toda vez que nos han llamado para debatir o poner sobre la mesa los argumentos de por qué sí Alcohol Cero al volante… El tiempo que hoy nos dicen que le falta al debate son esos minutos que los concejales y las concejalas de la ciudad de Rosario le han restado porque se tenían que ir de las reuniones o porque ni siquiera habían asistido”, cuestionaron desde la ONG.

Por su parte, el presidente de la Comisión de Obras Públicas, Agapito Blanco, explicó los motivos de la votación en contra del proyecto. El edil reconoció que “hay provincias y países que plantean el Alcohol Cero”, aunque consideró que “la ecuación de 0,5% también es un criterio válido”.

Blanco explicó que desde la Cámara de Gastronómicos se contactaron con los ediles para plantearles que “consideran que serían perjudicados, sobre todo en un año muy difícil con negativas perspectiva a futuro”.

“Creemos que la cuestión debe ser discutida. Tenemos que escuchar a todos y tratar de conseguir las mejores ordenanzas, siempre teniendo como prioridad la seguridad de los rosarinos, pero hay cuestiones que también hay que atender”, remarcó Blanco, quien también opinó que “la mayoría de los rosarinos se ha concientizado, cuando tiene intenciones de beber no arriesga al manejar. Tenemos un problema aunque probablemente esta no sea la solución”.

En tanto, durante 2020 en el Observatorio Vial del Concejo Municipal la ONG propuso tres temas: alcohol cero al volante, sistema de retención infantil para transporte público y radares para la circunvalación de Rosario. Ninguno se ha concretado. “No se puede alegar una cuestión de presupuesto porque la Agencia de Seguridad Vial Nacional propuso colocar las cámaras y la agencia provincial se negó”, comentó Lesgart.

“Hemos insistido para que se llevaran adelante las reuniones del Observatorio Vial -no se llevaron a cabo las dos reuniones obligatorias que deberían haberse realizado-. Y a nivel nacional llevamos adelante un proyecto con más de 80 organizaciones de todo el país”, dijo Lesgart.



Comunicado oficial | Diciembre 2020


Con profundo dolor tenemos que dignarnos una vez más a pasar otro fin de año sin poder cerrarlo con la ordenanza de alcohol cero para Rosario. Hemos argumentado, debatido, reflexionado y conversado con cientos de funcionarios a lo largo de estos 15 años que llevamos de lucha por intentar vivir en una ciudad más segura y menos violenta, al menos en lo que a la seguridad vial respecta.

Hemos transitado distintos espacios de construcción colectiva. A nivel municipal sostuvimos el Observatorio Vial, dependiente de la comisión de DDHH, a nivel provincial hemos participado de reuniones con el Concejo Provincial de Seguridad Vial, a nivel nacional formamos parte del Grupo 1 del Comité Consultivo de Justicia y DDHH de la ANSV. En cada uno de esos espacios debatimos y conversamos junto a otras ONGs porque siempre sostenemos -no solo con la palabra sino también con las acciones y con el cuerpo- que las conquistas son colectivas o no son.

Hemos asistido al Concejo Municipal de Rosario toda vez que nos han llamado para debatir o poner sobre la mesa los argumentos de por qué sí alcohol cero al volante. ¿De verdad es necesario decir por qué sí alcohol cero al volante? Parece obsoleto… Sin embargo, lo repetimos.
Hoy nos dicen que es un tema serio, que requiere tiempo de debate, que por eso se posterga, se posterga otra vez. ¿Más tiempo? ¿Acaso 15 años no es tiempo suficiente? ¿Acaso las vidas de Celeste, Daniela, Úrsula, Faku, Emi, Belén, Juan, Laura, Florencia, Pitu, entre otras miles más no son suficientes?

El tiempo que hoy nos dicen que le falta al debate son esos minutos que los concejales y las concejalas de la ciudad de #Rosario le han restado porque se tenían que ir de las reuniones o porque ni siquiera habían asistido. Los medios de comunicación han sido testigos de los diciembres esperando a los concejales y las concejalas de Rosario para debatir sobre los radares de circunvalación. Y sólo estábamos las voluntarias porque “ya era muy fin de año”…

Este año en el Observatorio Vial del Concejo Municipal propusimos tres temas: alcohol cero al volante, sistema de retención infantil para transporte público y radares para la circunvalación de Rosario. Cerramos el año, otra vez, sin ninguno concretado.

15 años y más de 5 mil vidas jóvenes al año, para nosotras es demasiado tiempo para seguir esperando. El momento es ahora. La urgencia es desde hace años. La prevención salva vidas. Erradicar la violencia vial es el compromiso.

Por la memoria de las víctimas, en reparación de tanto dolor y abrazando tantos años de lucha, proyectando un presente y un futuro sin violencia vial. Hoy más que nunca #AlcoholCero #NiUnaVictimaVialMas

Asociación Civil Compromiso Vial